LA PERPLEJIDAD DE LA SOCIEDAD ANTE EL ASESINATO DE DOS NIÑOS INOCENTES.

Cuando se descubre que dos niños inocentes, han sido asesinados por un criminal, un asesino, un elemento peligroso para la sociedad por su brutalidad y su reiterada y manifiesta propensión para transgredir y violar las normas sociales, entonces, la población, la sociedad en general, se indigna..... pero comprende, es decir, tiende a pensar, "se veía venir", "este tipo de delincuentes no deberían estar sueltos", etc, de modo que su horror queda contenido entre límites comprensibles.
Sin embargo, cuando los crimenes salvajes, incomprensibles, atrozes e injustificados, perpretados contra víctimas inocentes como son los niños, se llevan a cabo por sujetos que no han debutado como criminales y cuya conducta hasta la fecha, se ha caracterizado por su civismo y normalidad, entonces "saltan todas las alarmas y se encienden las luces rojas", mientras todos se preguntan (incluidos muchos de los peritos forenses y expertos que salen en la T.V.) "¿pero que ha pasado'"?...y no lo entienden...
La principal diferencia, por ejemplo entre "los asesinos de la niñas de Alcácer" y el "presunto asesino de los niños R. Y J.", es que los primeros, eran simples delincuentes comunes, asesinos con un "Trastorno Antisocial de la Personalidad" (trastorno con una presencia elevadísima entre la población reclusa, en torno al 75%), gente cuya conducta desviada y crónicamente inestable y antisocial, les ha ido llevando a lo largo de la vida, por un sendero de criminalidad creciente (tanto en número como en gravedad de delitos...). Este tipo de individuos, crece en en un contexto socioeducativo marginal, suele tener problemas de socialización desde la escuela (con fracaso escolar, consumo de sustancias a edades tempranas, etc), bajos niveles de inteligencia (inteligencia límite), que les lleva a desarrollar rasgos de personalidad tendentes a la insensibilidad y la crueldad, se caracerizan por la búsqueda incesante de emociones, tendencia al aburrimiento, baja tolerancia a la frustración y pobre control de la IRA.
Sin embargo, el presunto asesino de los dos niños que ocupa la actualidad, es de otro tipo muy distinto, "es listo, inteligente, planificador, carece de empatía, carece de ansiedad, es narcisista y dominante, tiene un enorme control sobre su conducta y no se pone nervioso, usa las relaciones interpersonales en beneficio propio, es egoista y carece dde emociones básicas como la empatía, sin embargo no presenta ningúntrastorno mental, es decir, sabe dilucidar entre el bien y el mal, entre lo correcto y lo incorrecto y actuará siempre ajustándose a la legalidad a la corrección social," hasta que necesite MATAR. Estamos hablando de un PSICÓPATA.
Puede que no lo necesite nunca, (matar digo, como la mayoría de los psicópatas llamados psicópatas integrados y que pasan totalmente desapercibidos y ocultos entre nosotros, pero que si el destino y la eventualidad se lo permiten, no dudarán ni un momento en dejar suelta a la fiera que llevan dentro- como es el caso de los carceleros nazis y de otros regímenes...), solo matará si desea algo y no lo consigue por que alguien se interpone en su camino, entonces (y una vez haya intentado alcanzar sus deseos, planes y objetivos por vía del chantaje, la manipulación y la violencia psicológica) matará sin ninguna clase de remordimiento, culpa o angustia y lo hará planificandolo, elaborará una coartada y se justificará perfectamente, porque en su fuero interno "no ha hecho nada de lo que se tenga que arrepentir", "no le importa la vida humana", "no la valora", "no siente el dolor ajeno", "es incapaz de ponerse en el lugar de sus hijos o de su mujer", solo piensa en la venganza...todos son seres prescindibles.
Por supuesto que, ante la justicia no pueden declararse enfermos mentales, ya que saben lo que hacen, carecen de sintomatología psicótica (alucinaciones visuales/auditivas, delirios, etc) y disciernen entre el bien y el mal....no hay eximente ni atenuantes, al contrario que en la esquizofrenia o las psicosis en general o inclusive los estados de enagenación mental transitoria (provocados por estallidos de rabia o por el consumo de sustancias psicotrópicas).
 
"No todos los psicópatas responden al diagnóstico de TAP, ni todos los individuos con TAP podrían considerarse psicópatas". Cleckey.

Ignacio G. Sarrió.
Psicólogo. Psicoterapeuta. Perito Forense.
http://psicolegalyforense.blogspot.com

Comentarios

Entradas populares de este blog

CUANDO LOS HIJOS SON VISTOS COMO UNA PROPIEDAD.