PSICOLOGÍA JURÍDICA Vs PSICOLOGÍA FORENSE: Diferencias y conceptos fundamentales.

Psicología Jurídica (definición)
Comprende el estudio, explicación, promoción, evaluación, prevención y en su caso, asesoramiento y/o tratamiento de aquellos fenómenos psicológicos, conductuales y relacionales que inciden en el comportamiento legal de las personas, mediante la utilización de métodos propios de la psicología científica y cubriendo por lo tanto distintos ámbitos y niveles de estudio e intervención ( Psicología aplicada a los tribunales, psicología penitenciaria, psicología de la delincuencia, psicología judicial –
testimonio y jurado- , psicología policial y de las Fuerzas Armadas, victimologia y mediación).


Psicología Forense:
En palabras de J. Urra (1993) es “la ciencia que enseña la aplicación de todas las ramas y saberes de la Psicología ante las preguntas de la Justicia, y coopera en todo momento con la Administración de Justicia, actuando en el foro (tribunal), mejorando el ejercicio del Derecho".

Siguiendo a Garzon (1989), y la diferenciación que ésta establece entre psicología jurídica y psicología forense, observamos que no solo supondrían dos enfoques diferentes en su relación con el Derecho (filosófica vs aplicada), sino también dos concepciones distintas de la psicología (colectiva vs individual).


Psicología y Derecho (visión clásica). Garzon, 1989.

Psicología y Derecho (visión clásica). Garzon, 1989

Concepciones (aspectos)
Psicología Jurídica
Psicología Forense
Psicología
Psicología colectiva
Psicología teórica
Psicología individual
Psicología aplicada
Objetivos
Fundamentación psicológica y
social del Derecho:
- Origen del Derecho
- Sentimiento jurídico
- Evolución de las leyes.
Componentes psicológicos
de la práctica judicial:
- Psicología criminal
- Psicología de
testificación.
Psicología de profesionales
de la Ley.
Relaciones con el
Derecho
Filosofía del Derecho
Práctica profesional
Relaciones con otras
ciencias
Sociología, antropología
Psicopatología forense,
ciencias naturales.



Ejemplo de las intervenciones más frecuentes en los diferentes ámbitos:

- Derecho Penal: se valoran cuestiones como la responsabilidad criminal en casos de trastorno mental de un acusado (evaluación de la imputabilidad del procesado), la competencia de un individuo para ser juzgado o para prestar testimonio, las secuelas de las víctimas, etc.

- Derecho civil: principalmente procesos de tutela e incapacitación de adultos, internamientos psiquiátricos involuntarios, protección de menores, valoración de daño y secuelas psicológicas, etc.

- Derecho de familia: temas de adopción y privación de derechos parentales de los progenitores (patria potestad), en la atribución de la custodia de los hijos en caso de divorcio, nulidad y separación, recomendaciones sobre planes de comunicación y contacto, adopciones, filiación, etc

- Derecho laboral: valoración de daños y secuelas psíquicas a accidentes o situaciones de trabajo, etc.


El Dictamen Pericial:

El objetivo último de la evaluación psicológica forense es elaborar el Dictamen Pericial correspondiente al objeto de litigio. La acción del reconocimiento técnico del objeto del debate es conocida como peritaje o peritación (Ibáñez y de Luis, 1992).

Mauleón (1984, cfr. Ibáñez y Avila, 1989, pag. 294) define el Dictamen Pericial como “la opinión objetiva e imparcial, de un técnico o especialista, con unos específicos conocimientos científicos, artísticos o prácticos, acerca de la existencia de un hecho y la naturaleza del mismo”. Dictamen que, siguiendo a Ibáñez y Ávila (1989), tiene una finalidad objetiva que es la determinación de unos hechos o sus manifestaciones y consecuencias. Esta objetividad debe ser el principio rector del examen pericial, independiente de los intereses de las partes, es por ello, que desde un primer momento se deberá definir, concretar y clarificar sus funciones.

Por tanto, el trabajo del psicólogo forense debe comportar una gran exigencia científica y ética. De hecho, en las Directrices Especializadas para psicólogos forenses (Sociedad legal americana y división 41 APA, 1994), se especifica, entre otras, la obligación del psicólogo forense de seguir los estándares éticos más elevados de su profesión y la de mantener actualizados los conocimientos del desarrollo científico, profesional y legal dentro de su área de competencia.

Al hilo de lo anterior no podemos dejar de mencionar una controvertida cuestión que en los últimos tiempos esta llamando la atención de los expertos y que afecta a la responsabilidad inherente al perito en las delicadas cuestiones en las que interviene. Como refiere Serrano (2006) “la extraordinaria importancia de su función obliga a que el perito que incumpla sus obligaciones incurra en responsabilidad”. Responsabilidades que se traducirían, en su caso, en tres aspectos: penal, civil y disciplinaria.

Perito: 

El perito emite un juicio o valoración sobre un hecho (persona, cosa o situación) de acuerdo con un atento examen de los extremos sometidos a su consideración, para efectuar sucesivamente las deducciones que le aconseje su ciencia y finalmente exteriorizarlos en forma de conclusiones / respuestas a los puntos litigiosos por los que fue consultado.

􀀹 Ejerce su rol como un colaborador con el jurista.
􀀹 Es un experto que asesora al juez (a propia instancia o a solicitud de una de las partes), en materias de sus conocimientos o experiencia y que constituyen un hecho circunstancial importante en el procedimiento.

Regulación legal en España:

Ley de Enjuiciamiento Civil (LEC), (artículos 335- 352).
Art.335:1. Cuando sean necesarios conocimientos científicos, artísticos, técnicos o prácticos para valorar hechos o circunstancias relevantes en el asunto o adquirir certeza sobre ellos, las partes podrán aportar al proceso el dictamen de peritos que posean los conocimientos correspondientes o solicitar, en los casos previstos en esta ley, que se emita dictamen por perito designado por el tribunal.

Proceso:

1. El juez o tribunal estima pertinente la realización, emite una petición oficial, para que se haga cargo del peritaje y acepte su cargo.

2. La aceptación es el acto de contestación a la solicitud. Implica la realización de la tarea (debiendo en su caso justificar la imposibilidad). También implica el juramento (garantía de objetividad y ética).

3. Citación: convoca al psicólogo a la fecha tope de entrega del informe.

Ref. Introducción a la Psicología Forense. Mila Arch Marin y Adolfo Jarne Esparcia. Universidad de Barcelona. Enero 2009.


Fdo. Ignacio González Sarrió.
Psicólogo. Psicoterapeuta de Familia. Perito Judicial y Forense.
Colegiado en Valencia.
NºCol. CV06179.
grupopsico@cop.es
696102043.

4. Referencias:
Aguilera, G. y Zaldívar, F. (2003). Opinión de los jueces (derecho penal y de familia)
sobre el informe psicológico forense. Anuario de psicología jurídica, (13) 95-122.
Fariña, F., Arce, R., y Seijo, D. (2005). Historia de la psicología jurídica en América y
Europa. En Arce, R. Fariña, F. & Novo, M. (Eds.), Psicología jurídica. Psicología
y Ley, 2. Xunta de Galicia.
Garzón, A. (1989). Perspectiva historia de psicología judicial. Valencia: Promolibro.
Garzón, A. (1990). Psicología y jurados. Valencia: Promolibro.
Granados, F. (1991). Ética y técnica de la intervención psicológica en los juzgados de
familia. Tesis Doctoral. Madrid: Universidad Complutense.
Grisso, T. (1986). Evaluating competences: Forensic assessments and instruments. New
york: Plenum Press
Ibáñez,V. y Ávila, A. (1990). Psicología forense y responsabilidad legal. En A. Garzón,
Psicología Judicial. Valencia: Promolibro.
Ibáñez, V. y de Luis, P. (1992). Psicología Judicial en España: actuación y limites de
intervención. Anuario de Psicología Jurídica, 2, 17-30
Loh, W.D. (1981). Psycholegal research: past and present. Michigan Law Review, 79, 659-
707
Montero, J. (2001). Guarda y custodia de los hijos. Valencia: Tirant lo Blanch.
12
Munné, F. (1986): Psicología jurídica: Algunas reflexiones en torno a una interdisciplina
en despegue. Anuario de Psicología y Sociología Jurídica, 12, 77-98.
Munné, F. (1987). La investigación y la intervención psicológicas en el sistema jurídico.
Papeles del Psicólogo. Colegio Oficial de Psicólogos. V.3, 5-9.
Muñoz Sabaté, L.(1980). El peritaje psicológico. En Muñoz Sabaté, L., Bayés, R. y
Munne, F. (Eds.) Introducción a la Psicología Jurídica. México: Trillas.
Ortuño, P. (1998). Valoración Judicial de la intervención psicológica en procedimientos de
familia. En Marrero, J.L. (coord.) Psicología Jurídica de la Familia. Madrid:
Fundación Universidad-Empresa, 287-313.
Serrano, J.M. (2006). La intervención del perito en el proceso judicial: el informe pericial.
En Psicología Forense: manual de técnicas y aplicaciones. (pp.105-114).Madrid:
Biblioteca Nueva.
Torre, J. De la (1999). El informe pericial psicológico: criterios judiciales y
jurisprudenciales. Papeles del Psicólogo, 73, 13-15
Torres, I. (2002). Aspectos éticos en las evaluaciones forenses. Revista de Psicología
Universitas Tarraconensis. Vol XXIV, 58-93
Urra, J. (1993). Confluencia entre psicología y derecho. En J. Urra y B. Vazquez (Comps.)
Manual de Psicología Forense. Madrid: Siglo XXI
5. Bibliografía complementaria recomendada:
Jiménez, E.M. y Bunce, D. ( 2006). Concepto de psicología forense: presupuestos
comunes y divergentes entre Psicología y Derecho. En Sierra, J.C., Jiménez,
E.M. y Buela-Casal, G. (Coords). Psicología Forense: manual de prácticas y
aplicaciones. Madrid: Biblioteca Nueva.
Urra, J. (1993). Confluencia entre psicologia y derecho. En Urra, J. y Vazquez, B.
Manual de psicología forense. Madrid: Siglo XXI.

Comentarios

  1. Hola! Muy interesante y útil el artículo. Tengo curiosidad por saber dónde incluyen ustedes el estudio de la toma de decisiones en el ámbito judicial, que a mi me parece más de la Psicología Jurídica. Desde mi óptica, la Psicología Social "alimenta" la Psicología Jurídica, mientras que la Psicología Clínica es indispensable para la Psicología Forense. Saludos!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

TEST DEL DIBUJO DE LA FAMILIA

LOS HIJOS COMO PROPIEDAD.