lunes, 29 de febrero de 2016

INTERFERENCIAS PARENTALES Y ALIENACIÓN PARENTAL.

Las estrategias de Alienación Parental (AP) pueden ser muy diversas al adquirir un carácter explícito o, por el contrario, completamente subliminal. Algunas de estas actuaciones específicas incluirían, Bolaños (2002): 
  1. El progenitor aceptado puede simplemente negar  la existencia del otro o etiquetar al hijo como frágil y necesitado de su continua protección, generando una estrecha fidelidad entre ambos. 
  2. Puede transformar las diferencias normales entre los padres en términos de bueno/malo o correcto/incorrecto,
  3. Convertir pequeños comportamientos en generalizaciones y rasgos negativos, 
  4. Poner al hijo en medio de la disputa, 
  5. Comparar buenas y malas experiencias con uno y otro,
  6. Cuestionar el carácter o estilo de vida del otro, 
  7. Contar al niño “la verdad sobre hechos pasados”, 
  8. Ganarse su simpatía, hacerse la víctima,
  9. Promover miedo, ansiedad, culpa, intimidación o amenazas en el niño. 
  10. También puede tener una actitud  extremadamente indulgente o permisiva”.

Así pues, la AP se entiende como el resultado de una actitud de interferencia constante y voluntaria por parte de un progenitor, cuya principal intención sería debilitar el vínculo entre el menor y el otro progenitor, provocando así el rechazo del menor y generando en este una concepción peyorativa del progenitor rechazado. Para ello, el progenitor que ejerce la alienación llevaría a cabo las conductas y estrategias de Interferencia Parental (IP) también llamadas conductas de obstrucción. Por tanto, no puede considerarse que la AP sea sinónimo de IP, ni que el despliegue de interferencias parentales vaya a ocasionar siempre la alienación parental del menor, dado que en esta intervendrán otros factores, y que atañen, ya no solo a la actitud y estrategias desplegadas por el progenitor alienante/obstaculizador, sino al propio menor y al progenitor alienado/rechazado. De este modo, se podría concluir que, siempre que exista AP, existirán conductas de IP, pero no al revés, pudiéndose ello explicarse por factores externos, es decir, aquellas características propias tanto del menor como del progenitor que no ejerce las interferencias, las cuales se convertirán en factores moduladores y mediadores de la alienación y del rechazo, en función de si se entienden como factores de vulnerabilidad a la alienación o factores protectores frente a la misma. De ahí la importancia de los rasgos de personalidad, tanto de los progenitores como de los menores, pero también de las experiencias y recuerdos previos al conflicto conservados por el menor con el progenitor objeto de las interferencias, la edad y momento evolutivo del menor, las propias habilidades y capacidades del progenitor objeto de las interferencias para saber minimizarlas o contra restarlas, o por el contrario agravarlas, así como la mayor o menor intención/motivación del progenitor agente de interferir en la relación parento-filial (Cartié et al., 2005 ).

Fdo. Ignacio González Sarrió.
Psicólogo. Perito Judicial y Forense.
Colegiado en Valencia.
grupopsico@cop.es
696102043.


jueves, 27 de agosto de 2015

DESCRIPCIÓN DE CONDUCTAS EN EL MENOR SEGÚN LA GRAVEDAD DEL SÍNDROME DE ALIENACIÓN PARENTAL.


Tabla 21.
Nivel de gravedad del SAP
CONDUCTAS DEL MENOR.
LEVE
  •        Resistencia inicial del menor al contacto con el progenitor alienado.
  •        Una vez se produce el contacto el menor disfruta de una buena relación.
  •        Suele criticar al progenitor alienado en su ausencia.

MODERADO
  •        Aumenta el oposicionismo hacia el progenitor alienado.
  •        Resistencia al contacto fuerte y persistente.
  •        Quejas y críticas continúan durante el periodo de estancia con el progenitor alienado.
  •        Mantiene una relación leve o moderadamente patológica con el alienante.

SEVERO
  •        El menor se resiste persistentemente al contacto.
  •        Cree que el progenitor alienado es malo y/o peligroso.
  •        Muy probable que mantenga una relación gravemente patológica con el alienante.

Fuente. Bernet, Von Boch-Galhau et al., (2010).



Fdo. Ignacio González Sarrió.
Psicólogo. Perito Judicial.
colegiado en Valencia.
NºCol. CV06179
grupopsico@cop.es
696102043
Valencia.

miércoles, 19 de agosto de 2015

MENORES ATRAPADOS EN EL CONFLICTO POST-RUPTURA DE SUS PADRES ,

-          Buchanan, Maccoby y Dornbusch (1991) describen el proceso a través del cual los hijos se sienten atrapados entre sus padres. En su estudio con adolescentes encuentran que altos niveles de conflicto y hostilidad entre los padres, así como una baja comunicación cooperativa predicen este estado en los hijos. El intenso conflicto inter-parental altera la interacción familiar de manera que los hijos se sienten atraídos al interior, al mismo tiempo que se sienten temerosos por los efectos que una estrecha relación con uno de sus progenitores pueda provocar en el otro.


Fuente. Bolaños, Ignacio. El Síndrome de Alienación Parental. Descripción y Abordajes Psico-legales. Psicopatología Clínica, Legal y Forense, Vol. 2, Nº 3, 2002, pp. 25-45.



Fdo. Ignacio González
Psicólogo. Perito Judicial.
Colegiado en Valencia.
Col. Cv06179.
Valencia
grupopsico@cop.es


lunes, 17 de agosto de 2015

ESTRATEGIAS DE ALIENACIÓN PARENTAL.

OBJETIVOS DE LAS ACTITUDES Y CONDUCTAS OBSTACULIZADORAS Y ALIENANTES.


  •          Comportamientos específicos que pueden ser conscientes o inconscientes, explícitos o sutiles.
  •          Buscan deteriorar la relación del niño con el progenitor alienado mediante:
  •       Desvalorizar la imagen que sostiene el menor de su otra figura paterna.   Obstaculizando el contacto entre ellos.
  •         Forjando una alianza patológica con el niño.



ESTRATEGIAS DE ALIENACIÓN.

  • El progenitor aceptado niega la existencia del otro.
  • Etiquetar al hijo como frágil y necesitado de su continua protección.
  • Transformar las diferencias normales entre los padres en términos de bueno/malo o correcto/incorrecto.
  • Convertir pequeños comportamientos en generalizaciones y rasgos negativos.
  • Poner al hijo en medio de la disputa.
  • Comparar buenas y malas experiencias con uno y otro.
  • Contar al niño "la verdad sobre hechos pasados".
  • Ganarse su simpatía.
  • Hacerse la víctima.
  • Promover miedo, ansiedad, culpa, intimidación o amenazas en el niño.
  • Actitud extremadamente indulgente o permisiva.
Fuente. Bolaños, Ignacio (2002). El Síndrome de Alienación Parental. Descripción y abordajes psico-legales. Psicopatología Clínica, Legaly Forense, Vol. 2, Nº3, pp. 25-45.


Fdo. Ignacio González.
Psicólogo. Perito Judicial y Forense.
Colegiado en Valencia.
Cv.06179.
grupospsico@cop.es
696102043.


sábado, 8 de agosto de 2015

EFECTO DIFERENCIAL DE LAS SEPARACIONES EN LOS HIJOS SEGÚN EL SEXO.

Las reacciones al divorcio y separación de los padres, entendidas como la presencia de alteraciones más o menos significativas en los hijos y en su adaptación psicológica a la situación, va a depender en gran medida del propio sexo de los menores, así Hetherington, (1989) describe que los efectos de la separación en los hijos varones aparecen de forma más inmediata y dramática, dando lugar a conductas más agresivas y disruptivas. Por el contrario, las niñas tienden a manifestar los efectos llegada la adolescencia (Ellis, 2000). Es como si el conflicto emocional permaneciese latente o en hibernación, llegándose a conocer como “efecto dormido” (Allison y Fustemberg, 1989; Hetherington, 1991). 

 Algunos investigadores se han centrado en el papel moderador del sexo del niño, desde las perspectivas de la teoría de la vulnerabilidad del varón (los niños son más susceptibles a los conflictos y desavenencias sobre la crianza) y la reactividad diferencial (distinta forma de reaccionar en función del sexo de los menores expuestos).

Los resultados indican que los niños y niñas generalmente responden de forma distinta, tanto en el tipo como en la intensidad de las respuestas (Rhoades, 2008). En el varón son más frecuentes los problemas externalizantes, como la hostilidad y la agresión, mientras que el riesgo de problemas internalizantes (depresión y trastornos psicosomáticos) es mayor en las niñas. En cuanto a la intensidad, algunas evidencias indican que es mayor en los varones.


fdo. Ignacio González Sarrió.
Psicólogo. Perito Judicial.
grupopsico@cop.es
Valencia.
696102043.

lunes, 29 de junio de 2015

SUGERENCIAS A LOS PROGENITORES EN DIVORCIOS CONTENCIOSOS.

Sugerencias a los progenitores involucrados en un divorcio altamente conflictivo:
  • Mantener siempre le contacto con los hijos/as por breve o poco frecuente que sea el mismo.
  • Ante los ataques de los hijos, intentar rememorar la relación establecida antes de la separación y no entrar en réplica.
  • Evitar profecías autocumplidoras, dando argumentos que favorezcan las críticas.
  • Ante los ataques del alienador, transformarse en un junco que se dobla por el viento y permanece recto cuando deja de soplar.
  • Recordar siempre que los hijos son sensibles al lenguaje verbal y no verbal.
  • Cuidar los momentos de encuentros, compartir novedades, establecer compromisos, revestir de credibilidad.
  • Intentar conocer los gstos, creencias y sentimientos de los hijos.
  • Tener paciencia y persistir en las acciones de contacto, afrontándolas serenamente. No forzar ninguna situación.
  • Manejar los problemas de adultos entre adultos y no trasladarlos a los hijos.

Orientación para profesionales.
  • la recomendación de terapia familiar o mediación solo es posible en los casos leves de SAP. En los otros tipos es viable únicamente la intervención judicial.
  • No se debe privar al progenitor del contacto con sus hijos; si es necesario, se puede realizar el encuentro en condiciones controladas .
  • En caso de SAP severo, se debería considerar el cambio de custodia de los niños, ya que inducir un Síndrome de Alienación Parental a un hijo es una forma de maltrato, y como tal hay que proceder.

Ignacio González Sarrió.
Psicólogo. Perito Judicial y Forense.
Colegiado en Valencia.
Cv06179.
grupopsico@cop.es
Valencia.

viernes, 26 de junio de 2015

ESTILOS DE PAREJAS Y DIVORCIOS CONFLICTIVOS.

Estilos de parejas y divorcios conflictivos. Características.

Es frecuente encontrar características comunes en las parejas con hijos que recurren al divorcio contencioso, entre ellas destacan las siguientes:

  • Estilos de relación complementaria del tipo:
    • dominación.
    • Sumisión.
  • Ejerciendo el alienador el rol de controlador.
  • En la mayoría de los casos había ausencia de comunicación entre la pareja, lo que derivaba en una ineficiente modalidad de resolución de conflictos o de negociación de los desacuerdos.
  • En general, es poco el reconocimiento de ambos de la responsabilidad propia en los desacuerdos maritales, se acusan mutuamente (De la Cruz & González, 2001).
  • Muchos de estos progenitores se manejan con sus hijos como si fueran extensión de su yo (o una propiedad o parte de su patrimonio), no los perciben como sujetos diferentes de ellos mismos.
  • Este tipo de conducta no encaja en ningún tipo de patología concreta, se trata de actos intencionales sostenidos por un sistema de creencias sociales y rasgos de personalidad patológica.
  • Muchas veces encontramos en el centro de la escena deseos de poder, dominio y control, así como sentimientos de venganza.
  • Se ven así mismos como impecables, víctimas de su antigua pareja, desmintiendo cualquier responsabilidad en los problemas familiares.
  • Sobre la base de una herida narcisista que no pueden superar, mantienen la relación a través del conflicto y se instala el miedo a perder el papel de cuidador principal. Ponen a sus hijos como eje central de su existir y les dedican todo su tiempo.
  • Las mujeres se basan en la creencia de la menor capacidad del varón para la crianza de los hijos, aparte de la presión social del rol de madre.
  • En general, es frecuente que en los casos severos de SAP aparezcan en un alto porcentaje de los progenitores alienadores sentimientos por el ex-cónyuge, o sea, no han podido dar por terminado el vínculo marital.
  • En los mismos casos, la mayoría de los padres alienados tomaron la decisión de separarse, lo que desata la furia y el deseo de venganza del que se siente abandonado.

Fdo. Ignacio González Sarrió.
Psicólogo. Perito Judicial.
Colegiado en Valencia.
Nº. Cv06179.
696102043.
grupopsico@cop.es