jueves, 17 de noviembre de 2016

COPARENTALIDAD Y DIVORCIO.

Según trabajos previos, una coparentalidad de calidad solo sería posible cuando los progenitores se han adaptado adecuadamente al divorcio, y han tomado conciencia de su identidad de coprogenitores (Markham, Ganong, y Coleman, 2007). Del mismo modo, la percepción de apoyo recibido de la ex pareja está estrechamente relacionada con la propia adaptación al divorcio, y muy especialmente con la propia disposición a la coparentalidad (Yárnoz-Yaben, 2010).

Cabe resaltar que las consecuencias del divorcio suelen ser distintas en función de qué progenitor tiene la custodia de los hijos. Así, en el caso del progenitor custodio, se ve incrementada la carga de trabajo en relación al cuidado de los hijos, con el añadido de la frecuente pérdida de poder económico y un aumento de las dificultades emocionales. En cambio, para los progenitores no custodios, la reducción significativa del tiempo de permanencia con los hijos suele acarrear repercusiones negativas, tanto para dicho progenitor como para el propio hijo (Fariña y Arce, 2006). Esta situación ha sido descrita como “padrectomía” o “síndrome del padre destruido”, definiéndola como el alejamiento forzado del padre, cese y extirpación del rol paterno y la pérdida parcial o total de sus derechos ante los hijos(Fay, 1989), creándose una situación facilitadora de la aparición de impedimentos e interferencias dirigidas a impedir la relación del padre con los hijos. La limitación de los derechos parentales puede provocarigualmenteen el progenitor un enorme sufrimiento psicológico (e.g., desesperación, disfunción e incluso desaparición). Algunos estudios han destacado la frecuente presencia en los progenitores no custodios de depresión, desesperación, sufrimiento, sentimiento de minusvalía, ansiedad, culpa, ira, evitación, agresividad y rechazo (Zicavo, 1999).

Estos cambios en los derechos, responsabilidades y, en definitiva, en los roles de ambos progenitores tras la separación, sitúan a ambos en una situación de desequilibrio en el acceso a los hijos cuando quedan bajo custodia exclusiva, bien sea materna o paterna. Yárnoz-Yaben (2010) ha explicado esta situación mediante la “supervisión o filtro materno”, en el que el progenitor custodio, generalmente la madre como cuidadora primaria, ejerce las funciones facilitadoras o inhibidoras de acceso al hijo, determinando la naturaleza de dicho acceso, convirtiéndose en la persona que monitoriza, permite o deniega -en definitiva, controla- el nivel y la forma de la implicación del padre con sus hijos.


El alejamiento de uno de los progenitores, como se ha descrito anteriormente, facilita la aparición de interferencias parentales, las cuales afectarán de modo diferente a cada uno de los progenitores en función de su situación. De la Cruz (2008) ha señalado que los efectos y consecuencias de la AP en los progenitores alienados pueden ser múltiples, y dependerían del tipo o grado de alienación. En general, la reacción inicial de un progenitor, al descubrir que los ataques y denigraciones hacia su persona vienen de su hijo, consiste en estupor, seguido de rabia y finalmente frustración al asumirse derrotado (Aguilar, 2004). El daño que genera en el progenitor rechazado esta privación de sus hijos puede provocar en él alteraciones en la salud física y psicológica, problemas laborales, e incluso llevarle a cometer actos violentos movido por la desesperación e impotencia (Mazzaglia y Cuenca, 2006).

Texto perteneciente a la tesis doctoral "LAS INTERFERENCIAS PARENTALES Y LA ALIENACIÓN PARENTAL EN EL CONTEXTO JURÍDICO ESPAÑOL: REVISIÓN DE SENTENCIAS JUDICIALES EN MATERIA DE GUARDA Y CUSTODIA". Autor: Ignacio González Sarrió.

Fdo. Ignacio González Sarrió.
Psicólogo. Perito Judicial y Forense.
Colegiado en Valencia.
grupopsico@cop.es
696102043.

jueves, 13 de octubre de 2016

PSICOLOGÍA CLÍNICA Y JURÍDICA I.G.S

INFORMES PERICIALES EN:

- Valoración de la Huella Psíquica, Secuelas y Daño Moral.
- Estudio de la Credibilidad del Testimonio en Víctimas de delitos.
- Acoso Laboral (Mobbing).
- Lesiones, Incapacitaciones, patologías y enfermedades mentales.
- Guardia y Custodia de Menores. Idoneidad Parental. Asesoramiento.
- Alienación Parental. Adoctrinamiento. Manipulación del menor. Rechazo filio-parental. 
- Valoración de la peligrosidad y riesgo de violencia.
- Violencia de género, Malos tratos psicológicos y físicos.
- Victimología.

TRATAMIENTO PSICOLÓGICO A:

- Familia.
- Menores y Adolescentes.
- Jóvenes.
- Adultos.

ESPECIALISTA EN:

- Agresividad y Violencia.
- Adicciones.
- Abusos y Malos tratos.
- Ansiedad y Depresión.
- Fobias y Trastornos de la Conducta.
- Relaciones de pareja y Familia.



Ignacio González Sarrió. Psicólogo. Colegiado en Valencia. Perito Judicial y Forense. Miembro del Turno de Oficio de Peritos Forenses del Ilustre Colegio Oficial de Psicólogos de la Comunidad Valenciana. Máster en Psicología Clínica y Salud (UV). Máster en Psicología social y RR.HH (COP). Experto en Psicología de la Salud (Generalitat Valenciana). Experto Docente por la UV (CAP). Suficiencia Investigadora (DEA) por la UV. Tesis doctoral en Psicología Jurídica (UV). 
grupopsico@cop.es
696.10.20.43
Valencia.

jueves, 8 de septiembre de 2016

ALGUNOS CONCEPTOS BÁSICOS EN PSICOLOGÍA DEL COMPORTAMIENTO, SOCIAL Y COGNITIVA.

La atención selectiva es la actividad que pone en marcha y controla todos los procesos y mecanismos por los cuales el organismo procesa tan sólo una parte de toda la información, y/o da respuesta tan sólo a aquellas demandas del ambiente que son realmente útiles o importantes para el individuo. 

La conformidad social, es en términos generales la condición de aceptar o conformarse con un determinado orden social. 

El sesgo confirmatorio es la tendencia a favorecer la información que confirma las propias creencias o hipótesis. La gente muestra esta tendencia cuando reúne o recuerda información de manera selectiva, o cuando la interpreta sesgadamente. El efecto es más fuerte en publicaciones con contenido emocional y en creencias firmemente enraizadas. 

La profecía autocumplida o autorrealizada es una predicción que, una vez hecha, es en sí misma la causa de que se haga realidad. 

La identidad social es un concepto teórico que sirve para comprender los fundamentos psicológicos de la discriminación entre grupos. Se compone de cuatro elementos:
  1. Categorización: los seres humanos suelen clasificarse y clasificar a los demás en categorías, que sirven para etiquetar, discriminar, diferenciar y discriminar negativamente desde el punto de vista de las nacionalidades, las culturas, las ocupaciones, las habilidades o inhabilidades de cada persona: musulmánjudíoturcomexicanafrancésinteligente, jugador de fútbol, etcétera, son algunos pocos ejemplos de formas de categorizar.
  2. Identificación: los seres humanos suelen asociarse con grupos específicos, con los que se sienten identificados y con los que reafirman su autoestima. 
  3. Comparación los seres humanos suelen comparar los grupos a los que pertenecen con los grupos a los que pertenecen otras personas, y suelen calificar su propio grupo con un sesgo que lo favorece. 
  4. Distinción psicosocial: cada persona suele desear que su propia identidad sea a la vez distinta de las de los demás y positiva, al compararla con la de otros grupos de  personas.

La toma de decisiones como “el proceso para identificar y solucionar un curso de acción para resolver un problema específico”.


Reforzamiento: procedimiento mediante el cual la aplicación de un estímulo (llamado reforzador) hace que aumente la probabilidad de que una conducta se repita en el futuro.

fdo. Ignacio González
Psicólogo.

domingo, 28 de agosto de 2016

ESTRATEGIAS DE ALIENACIÓN PARENTAL.

  1. El progenitor aceptado puede simplemente negar la existencia del otro o etiquetar al hijo como frágil y necesitado de su continua protección, generando una estrecha fidelidad entre ambos. 
  2. Puede transformar las diferencias normales entre los padres en términos de bueno/malo o correcto/incorrecto.
  3. Convertir pequeños comportamientos en generalizaciones y rasgos negativos.
  4. Poner al hijo en medio de la disputa.
  5.  Comparar buenas y malas experiencias con uno y otro.
  6.  Cuestionar el carácter o estilo de vida del otro.
  7. Contar al niño la verdad sobre hechos pasados.
  8. Ganarse su simpatía.
  9. Hacerse la víctima.
  10. Promover miedo, ansiedad, culpa, intimidación o amenazas en el niño.
  11. También puede tener una actitud extremadamente indulgente o “permisiva.


Ignacio González Sarrió.
Psicólogo. Perito Judicial y Forense.
grupopsico@cop.es
Valencia.
696102043.

viernes, 29 de julio de 2016

México: Cárcel a padres que pongan a sus hijos contra su otro padre.


Hoy entran en vigor en el Distrito Federal las reformas al Código Civil que tipifican esta acción como violencia familiar. Quien incurra en esta falta también perderá la patria potestad del menor y verá cancelado su régimen de visitas
 
A partir de hoy se aplicarán sanciones de seis meses y hasta seis años de prisión, correspondientes al delito de violencia familiar, a quien transforme la conciencia de un menor de edad con el objeto de impedir, obstaculizar o destruir sus vínculos con uno de sus progenitores.

De acuerdo con las nuevas disposiciones del Código Civil capitalino, publicadas ayer en la Gaceta Oficial del Distrito Federal, este tipo de conducta se denomina alienación parental, y es realizada por uno de los padres que pone a sus hijos contra su otro progenitor.

Las nuevas disposiciones establecen que quien incurra en ello, cometerá el delito de violencia familiar que , se sanciona con prisión, de acuerdo con lo establecido en el artículo 200 del Código Penal para el Distrito Federal.

Con la nueva reforma que adiciona el artículo 323 Septimus al Código Civil del Distrito Federal, se establece que “Comete violencia familiar el integrante de la familia que transforma la conciencia de un menor con el objeto de impedir, obstaculizar o destruir sus vínculos con uno de sus progenitores”.

Agrega que “quien acredite dicha conducta (alienación parental), será suspendido en el ejercicio de la patria potestad del menor y, en consecuencia, del régimen de visitas y convivencias que, en su caso, tenga decretado”.

Detalla que en caso de que el padre alienador tenga la guarda y custodia del niño, la misma pasará de inmediato al otro progenitor, si se trata de un caso de alienación leve o moderada.

“En el supuesto de que el menor presente un grado de alienación parental severo, en ningún caso, permanecerá bajo el cuidado del progenitor alienador o de la familia de éste, se suspenderá todo contacto con el padre alienador y el menor será sometido al tratamiento que indique el especialista que haya diagnosticado dicho trastorno”, subraya.

Explica que en caso de que, por su edad, resulte imposible que viva con el otro progenitor, el Tribunal Superior de Justicia del DF determinará qué persona quedará encargada del menor.

Fuente: La Razón.com
29 de julio de 2016.


viernes, 8 de julio de 2016

IGNACIO GONZÁLEZ SARRIÓ: PSICÓLOGO EXPERTO EN PSICOLOGÍA JUDICIAL Y FORENSE EN VALENCIA.

Psicólogo Experto en Jurídica. Colegiado en Valencia. Formación de Postgrado en Clínica y Salud y Psicología Judicial y Forense. 

Estudio y valoración de:

- Huella Psíquica, Secuelas y Daño Moral por acoso, agresiones y otros eventos traumáticos.

- Credibilidad del Testimonio en víctimas y acusados.

- Valoración del acoso laboral, lesiones,  Incapacitaciones,  Patologías y Enfermedades Mentales.

- Informes Periciales en Guardia y Custodia de menores, Idoneidad Parental, Violencia, malos tratos, Alienación Parental.

- Valoración de la Peligrosidad y Reincidencia de la delincuencia.


Ignacio González Sarrió.
Psicólogo. Perito Judicial y Forense.
Miembro del Turno de Oficio del Colegio Oficial de Psicólogos de la C. Valenciana.
Máster en Psicología Clínica y Salud por la U.V.
Máster en Psicología Organizacional (RR.HH) por el COP.
Especialista en Psicología de la Salud por la Generalitat Valenciana.
Diploma de Estudios Avanzados por la U.V. Suficiencia Investigadora.
Doctorando en Psicología Jurídica. Especialidad Psicología aplicada al Derecho de Familia.
Experto Docente (CAP) por la Generalitat Valenciana.
Consulta en Valencia.
grupopsico@cop.es
696102043.



 

miércoles, 22 de junio de 2016

OTROS PROBLEMAS PARENTO-FILIALES DISTINTOS A LA ALIENACIÓN PARENTAL (AP).


Otros problemas parento-filiales distintos a la Alienación Parental (AP)


Problema
Autor/es
Características diferenciales
Rechazo del contacto
Bernet et al. (2010);
Garber (2011); Tejedor (2012)
ü  Resistencia al contacto con un progenitor y reacción negativa u hostil hacia el mismo.
ü  Causas: reacción hostil a un cambio vital, posicionamiento hacia uno de los progenitores tras el divorcio, causas justificadas, déficits parentales en el progenitor rechazado, el menor no encuentra nada positivo en su relación con el progenitor ausente, convicciones personales, falta de afecto.

Conflicto de lealtades
Borszomengy-Nagy (1973)
ü  Dinámica familiar en la que la lealtad hacia uno de los padres implica deslealtad hacia el otro (Lealtad escindida).
ü  Triangulación del menor en la disputa parental, siendo presionado a tomar partido a favor de uno o de otro.
ü  Desarrollo de una valoración negativa del progenitor rechazado al que culpa.
ü  El menor siente angustia por los dobles mensajes contradictorios que recibe y se involucra en el conflicto para resolverlo.

Doble-Vínculo
Bateson et al. (1971)
ü  Estructuración de los mensajes en las familias de personas con esquizofrenia. Mensajes opuestos.

Triangulación
Bowen (1978); Kerig (1995)
ü  Posición intermedia en el conflicto interparental. El conflicto puede ser obviado o enmascarado al generase un conflicto entre uno de los dos y un tercero.

Cisma marital

Lidz et al. (1971)
ü  Cada uno de los progenitores desprestigia al otro delante de los hijos, creándose dos bandos familiares enfrentados en el que los hijos participan activamente.


 
Alineamiento
Johnston (2003, 2005)
ü  Preferencia del menor por uno de sus progenitores a consecuencia de la capacidad empática de éste y que implica cierto grado de negatividad hacia el otro, pero que no conlleva necesariamente un comportamiento manipulador por parte del  progenitor aceptado.

Adultización
Burton (2002)
ü  El progenitor aliado busca en el niño una relación de compañerismo y colaboración atribuyéndoles una madurez de la que carece por su edad.

Parentificación
Johnston (1990)
ü  El progenitor delega en el menor la responsabilidad de cubrir sus necesidades de protección y cuidado y de mantener el equilibrio del sistema familiar.
ü  Tipos: instrumental o emocional.

Infantilización
Bogolub (1987);
Duryea (2007)
ü  Inhabilidad del progenitor para tolerar el crecimiento e independencia del niño.
ü  Implica dependencia emocional, sobreprotección y restricción de actividades y contacto del menor con sus iguales y otras figuras.

Síndrome de Medea
Wallerstein (1989)
ü  Difusión de los límites personales de los miembros de la familia.
ü  El progenitor deja de percibir las necesidades propias del niño y extiende a él sus propios sentimientos de abandono.

Trastornos clínicos de la infancia y adolescencia

ü  Ansiedad de separación.
ü  Fobia específica.
ü  TEPT.
ü  Trastorno negativista desafiante.
ü  Trastorno psicótico compartido.
ü  Trastorno de ideas delirantes inducidas (“folie à deux”).
ü  Trastorno adaptativo.
ü  Trastorno del estado de ánimo: depresión infantil.



Síndrome
Autor
Características
Síndrome de Acusaciones Sexuales en el Divorcio (SAID)
Blush y Ross (1997)
Falsas acusaciones de abuso sexual infantil post-divorcio.

Síndrome de la Falsa Memoria (SFM)
Gardner (2004)
Creencia falsa de haber sido abusadas en la infancia como consecuencia de la manipulación ejercida por un progenitor. Supone la instauración de falsas memorias traumáticas.

Síndrome del Progenitor Malicioso Asociado al Divorcio.
Turkat (1999, 2002)
Patrón de conductas complejo que busca dañar al otro progenitor a través del menor.

Síndrome de Interferencia Severa (SIS).
Vallejo Orellana et al. (2004)
Disfunción de la paternidad que puede incluir comportamientos graves, tales como el secuestro, abuso o crimen.

Síndrome de la madre amenazada
Klass y Klass (2005)
Madres que temen perder la custodia de sus hijos y fomentan actitudes de rechazo hacia el padre.

Fdo. Ignacio González Sarrió.
Psicólogo. Perito Judicial y Forense. (Turno de Oficio del Ils. Col. Ofic. de Psicólogos de la CV)
Máster en Psicología Clínica y Salud. (Universidad de Valencia)
Máster en Psicología Organizacional. (Colegio Oficial de Psicólogos).
Suficiencia Investigadora (DEA) (Universidad de Valencia)
Doctorando en Psicología Jurídica. (Universidad de Valencia)
Especialista en Psicología de la Salud (Generalitat Valenciana)
Experto Docente (CAP). Generalitat Valenciana.
696.10.20.43
Valencia.
grupopsico@cop.es