POSICIÓN DE LOS MENORES ANTE EL CONFLICTO PARENTAL POR DIVORCIO. ROLES Y CONSECUENCIAS.

Más que el divorcio en sí, el lugar que el niño ocupa en el conflicto de sus padres es el determinante
de su evolución psicológica.

1. Niño hipermaduro: algunos niños aparentan una madurez superior a la que les corresponde por su edad.
2. Niño espía: se debe a la curiosidad mal controlada que lleva a hacer preguntas a los niños para conocer qué hacen y qué lugares visitan durante su estancia de fin de semana, a qué personas nuevas han conocido y si papá o mamá tienen novio/a.
3. Niño dividido: después de la separación son muchos los padres que sienten necesidad denegar la existencia del otro. En un intento de borrarlo, no se le nombra, se ignoran acontecimientos relevantes vividos por el hijo durante su estancia con él/ella y las preguntas no existen. Aquello de lo que no se habla se convierte en tabú para el niño, y éste aprende que no se debe hablar de nada relacionado con su padre/madre.
4. Niño mensajero: cuando un progenitor piensa que el otro debiera colaborar más, y para mandarle mensajes, descargar su rabia y agresividad, se utiliza a los hijos, dejándoles en una posición de mensajeros.
5. Niño colchón: este término se utiliza para describir al niño que amortigua el conflicto entre sus padres. El niño soporta descalificaciones y desvalorizaciones de un progenitor contra el otro, no los delata, a pesar de ser consciente de la realidad que vive y utiliza la excusa para justificar comportamientos y actitudes parentales.
6. Niño confidente: hay progenitores que comentan su insatisfacción y malestar en la pareja e incluso el deseo de separarse. El niño no está preparado para asimilar este tipo de información: se le hace depositario de confidencias, a veces de infidelidades, e incluso de detalles de vivencias íntimas.
7. Niño víctima del sacrificio de su madre/padre: no hay nada más terrible para un niño que le digan “lo he sacrificado todo por ti”, lo que puede hacer que el niño crezca sintiéndose una carga y pensando que sus padres se lamentan de su existencia por el tono de reproche que capta en su palabras.
8. Niño ante un conflicto de lealtad: el niño quiere a su padre y a su madre, depende emocionalmente de ellos, pero hay situaciones en las que al niño le resulta imposible agradar a dos personas con intereses contrapuestos. Surge entonces el conflicto, quiere ser leal a los dos, no quiere defraudar a ninguno, piensa que cualquier opinión, actitud o comportamiento que no sea del agrado de su padre o de su madre será interpretado como una deslealtad.
9. Hijo alienado por un progenitor: la negativa de un niño a relacionarse con uno de sus progenitores ya es de por sí un problema que requierede intervención psicológica. Bajo el SAP (Síndrome de Alienación Parental) se pretende romper la relación de los hijos con un progenitor de manera que le rechacen y no quieran tener ningún tipo de contacto con ellos. Lo habitual de un niño alienado es que manifieste obsesivamente su odio hacia uno de los progenitores, hablará de él con desprecio y vocabulario soez, le insultará sin que se revelen signos de culpa o embarazo por esta conducta y el niño ofrecerá razones triviales para justificar este odio y rechazo.


En cuanto a los síntomas cabe señalar que en los meses que siguen al divorcio, la mayoría de los niños experimenta problemas, especialmente externos (conducta antisocial, agresiva, desobediencia, falta de autorregulación, baja responsabilidad y logro) y en menor medida ansiedad, depresión y problemas en las relaciones sociales (dificultades con padres, hermanos, iguales y profesores). Por lo tanto, podríamos decir que los efectos de la ruptura en los hijos se van a observar en su salud física y emocional, en el ámbito académico y en el ámbito social.


Fdo. Ignacio González.
Perito judicial y Forense.
Psicólogo. Experto en Terapia de Familia.
Centro Homologado por la Conselleria de Sanidad.
Colegiado en Valencia. Col. CV06179.
grupopsico@cop.es
696102043.

Comentarios

Entradas populares de este blog

CUANDO LOS HIJOS SON VISTOS COMO UNA PROPIEDAD.