PROCESO DE EVALUACIÓN PERICIAL PSICOLÓGICA: LAS FUENTES DE INFORMACIÓN



1.-FUENTES DE INFORMACIÓN
El objetivo básico de un informe pericial se cumple cuando se dan dos condiciones básicas:
1º. Se expone una opinión técnica ante un tribunal, basada y contextualizada en conocimientos aceptados en el corpus teoricus de la psicología y que, por ello, se denominan científicos.
2º. Los datos de los que se parte para llegar a la conclusión han sido extraídos y procesados de acuerdo a las reglas, y bajo los controles, también aceptados como adecuados en la lex  artis de la profesión, y que también son considerados científicos.

Las fuentes de información de un informe pericial psicológico son básicamente cuatro:
1. El estudio de la documentación. El psicólogo forense, cuando extrae datos de la documentación revisada, les otorga el valor correspondiente en función de dos variables, validez y fiabilidad; así como el valor probatorio y de confirmación que tiene cada uno de ellos para la pericial, transmitiéndolo de esta forma al tribunal.
2. La exploración. La “entrevista forense” es una técnica altamente sofisticada y desarrollada durante los últimos años que se deriva de la “entrevista clínica”. Exige una preparación específica y constituye la base primaria e imprescindible del trabajo del psicólogo forense. Basándose en la interacción personal entre el perito y todas aquellas personas implicadas en el caso a evaluar, permite extraer información de alto contenido psicosocial y forense.

Dentro de la exploración, la observación directa permite extraer datos más allá de la comunicación verbal (por ejemplo: expresiones comportamentales, sentimientos, interacciones, vinculaciones afectivas, etc.). Este aspecto es especialmente relevante en niños y en adultos que presentan dificultades en el habla.
3. Pruebas psicológicas y pruebas complementarias. Dentro de las pruebas psicológicas, el psicólogo forense debe intentar basar su valoración en aquellos instrumentos estandarizados con los más altos índices de fiabilidad y validez, en lo posible adaptados y baremados a la población objeto de estudio.
El psicólogo forense se puede apoyar para su valoración en los resultados de otras pruebas no psicológicas, como por ejemplo las médicas, pudiendo integrar en su pericial las conclusiones de las mismas. Así sucede con los datos neuro radiológicos y neurofisiológicos en la valoración del daño cerebral y psíquico.
4. Coordinaciones profesionales. El psicólogo forense podrá mantener entrevistas con otros profesionales que han intervenido en el caso (médicos, otros forenses, profesores, psiquiatras, etc.) si lo considera oportuno, siempre teniendo en cuenta los principios éticos y deontológicos que rigen su práctica profesional.

Estas fuentes de información pueden clasificarse en función de la fiabilidad de los datos obtenidos. Desde esta perspectiva, los datos se agrupan en:
1. Datos subjetivos. Provienen mayoritariamente de las manifestaciones de las personas implicadas, y son subjetivos porque se corresponden a su percepción de la realidad. Su fuente básica es la exploración, a través de la entrevista forense.
2. Datos objetivos:
a) Estos datos provienen de la aplicación de las técnicas de entrevista y de la observación. Estos datos son objetivos porque el psicólogo forense los obtiene directamente de su conocimiento sobre el comportamiento y la mente humana. Así, la fuente básica de revalidación del dato es la competencia y conocimiento del psicólogo forense de su disciplina y la lex artis. También se incluirían en esta clasificación los datos proporcionados por otro/s profesional/es implicado/s en el caso.
b) Los derivados de instrumentos de evaluación psicológica. Estos datos provienen fundamentalmente de tests, cuestionarios y otros instrumentos psicológicos. Se les asigna la categoría de muy objetivos, ya que están avalados psicométricamente. El psicólogo forense es competente en seleccionar el instrumento de evaluación adecuado tanto por su validez como por su fiabilidad, administrarlo de forma correcta de acuerdo a los estándares, e interpretarlo con honradez, exponiendo los resultados que favorecen como los que no favorecen al evaluado.
En el mismo nivel de objetividad se encuentran los resultados de pruebas complementarias no propiamente psicológicas, como ciertas pruebas médicas.
Desde el punto de vista conceptual, la tarea más importante del psicólogo forense es la de ofrecer al tribunal una visión coherente de los hechos. El valor de la congruencia es una de las premisas más importantes y consideradasen el trabajo forense, ya que las decisiones que toman los tribunales se fundamentan en los preceptos legales, pero se elaboran en el contexto del pensamiento lógico y racional. En función de ello, desde la perspectiva forense el psicólogo ofrece al tribunal una versión de los hechos que se convierte en demostrada y veraz.
Finalmente, es tarea del psicólogo forense establecer frente al tribunal una relación causa efecto entre variables, siendo éste uno de los cometidos más importantes de su tarea y que exige mayor preparación, competencia, y principios más altos en cuanto a las prevenciones éticas y deontológicas.
Fuente: Col.legi Oficial de Psicologìa de Catalunya.

Licenciado en Psicología (UV). Tesis Doctoral en Psicología Jurídica (UV). Psicólogo-Psicoterapeuta y Perito Judicial. Máster en Psicología Clínica y Salud (UV). Máster en Psicología Organizacional y RR.HH (COP-CV). Diploma de Estudios Avanzados (DEA-UV). Experto Docente (CAP-UV). Psicólogo General Sanitario (GV). Perito Judicial y Forense. Miembro del Turno Oficial de Peritos Forenses del Iltre. Colegio Oficial de Psicólogos de la CV (COP-CV). Coordinador Grupos de Psicología Jurídica  y Forense "psicolegalyforense". Experiencia en Psicología de la Salud, Clínica, Social, Gerontología, Oncología, Oncología Pediátrica, Patología dual, Colectivos en riesgo de exclusión social, docente en planes de formación ocupacional y continua, Ong´s.  grupopsico@cop.es 696102043.


Comentarios

Entradas populares de este blog

CUANDO LOS HIJOS SON VISTOS COMO UNA PROPIEDAD.