El Doble-Vínculo, La Triangulación, El Cisma Marital, El Síndrome de Medea y el Alineamiento: Tipos de conflictos en menores expuestos a Interferencias Parentales

Otros conceptos que podrían apoyar la comprensión de este problema son los mensajes doble-vinculantes, la triangulación o el cisma marital.

El doble-vínculo fue expuesto por Bateson, Jackson, Haley y Weakland en 19971 para entender la estructuración de los mensajes en las familias de esquizofrénicos. Este término tiene componentes que, salvando las distancias, podrían aplicarse a determinadas situaciones relativas a las rupturas conflcitivas. El mensaje verbal “tienes que ver a papá” se contradice con otro, implícito, de “no lo veas”. Para el niño está en juego el miedo a la pérdida del afecto.

La triangulación, definida por Bowen (1978), describe cómo, siempre que existe un conflicto entre dos personas, éste puede ser obviado o enmascarado al generarse un conflicto entre uno de los dos y un tercero. Cuando aparece una actitud de rechazo de los hijos hacia uno de los progenitores, parece que el conflcito entre los padres queda en un segundo plano, aunque en realidad lo utilizarán para seguir acusándose mutuamente. Linares (1996) se refiere a la triangulación manipulatoria como el resultado de una relación simétrica poco compensada que deriva en un sistema de doble parentalidad.e propuesto por Lidz y colaboradores en los años 60 como el efecto a largo plazo En él, el niño recibe mensajes contradictorios que le generan desconcierto y angustia básica.

El Cisma marital fue propuesto por Lidz y colaboradores en los años 60 como el efecto a largo plazo de una escalada asimétrica. Cada uno de los miembros de la pareja se dedica a desprestigiar al otro delante de los hijos, creándose dos bandos familiares enfrentados en los que los niños participan activamente.

El Síndrome de Medea (Wallerstein, 1989), se trata de padres que dejan de percibir que los hijos tienen sus propias necesidades, y comienzan a pensar que el niño es una prolongación de ellos mismos. Los pensamientos “ me abandonó” y “nos abandonó a mí y a mi hijo”, se convierten en sinónimos y llega un momneot en que el padre o la madre y el hijo parecen una unidad funcional indivisible ante el conflicto. Puede que el niño sea usado como agente de venganza o que la ira impulse a uno de los padres a robar o secuestrar el hijo.


El alineamiento (Johnston y Campbell, 1988), es un término usado para referirse a las fuertes preferencias hacia uno de los progenitores que inevitablemente alejan a los hijos del otro. Esta estrecha relación no necesariamente es el producto de actitudes manipulativas sino de la capacidad empática del progenitor con el que los niños se alinean. Por el contrario, Garry y Batis (1994) caracterizan a este padre como falto de empatía, inflexible y con escaso conocimiento de los efectos de su actitud sobre los hijos. En cambio Lampel (1996) encontró niveles similares de rigidez, defensividad y represión emocional en ambos padres, planteando que los hijos tienden a alinearse con aquel al que sienten más abierto, cpaz, y solucionador de problemas.


Fuente: Iñaki Bolaños 2002. “El Síndrome de Alienación Parental. Descripción y Abordajes Psico-Legales”. Psicopatía Clínica, Legal y Forense, Vol. 2, nº 3, 2002, pp. 25-45.

Fdo. Ignacio González Sarrió.
Psicólogo. Psicoterapeuta y Perito Judicial.
Cv06179.
Valencia.
grupopsico@cop.es
696102043.

Comentarios

Entradas populares de este blog

CUANDO LOS HIJOS SON VISTOS COMO UNA PROPIEDAD.