UN EJEMPLO PARADIGMÁTICO DEL USO MALINTENCIONADO DE LAS LEYES.

"Absuelta una madre tras pasar dos años alejada de su hija por darle dos cachetes".


Europa Press | Valencia

Una joven valenciana ha pasado más de dos años sin ver a su hija después de ser condenada por un juzgado por darle dos cachetes y tirarle un estuche escolar. Ahora, la Audiencia Provincial de Valencia ha considerado que se trató de un hecho "puntual" y que le ampara el 'derecho-deber de corrección', y ha absuelto a esta mujer del delito de malos tratos en el ámbito familiar.

"Me encuentro como si estuviera a dos metros por encima del suelo, como si no pesara, y con ganas de volver a empezar con todo para pedir lo que me corresponda", ha indicado a Europa Press Televisión Lorena, quien comentó que estos dos años sin ver a su hija han sido un "infierno" que no le desea a nadie.
Lorena no entiende que la condenaran por dar dos cachetes "puntuales" a su hija después de que ésta le engañara continuamente y tuviera un mal rendimiento escolar. "Las leyes están para cumplirlas pero no se puede aplicar la misma ley a todos los casos", ha señalado la joven, quien ha incidido en que la sentencia de la Audiencia "recrimina" a la juez que la condenó inicialmente "por no haber aplicado la lógica" ya que, según dijo, "no había ni parte de lesiones, ni antecedentes y la niña declaró luego que fue un momento puntual".

La joven quiere concienciar a la sociedad y a los jueces en este sentido y que tengan presente que "a todos nos han dado una bofetada alguna vez". "Una cosa es que te ensañes con un niño, pero con esta ley hay mucha gente malintencionada que puede hacer mucho daño", ha apuntado Lorena quien, no obstante, y a pesar de decir que fue "algo puntual" ha admitido que no volverá a hacerlo.

Los hechos ocurrieron en noviembre de 2008, cuando la niña tenía ocho años de edad y su rendimiento escolar era "muy bajo". "Le encontré una libreta llena de dedicaciones negativas (de los profesores) y me disgusté mucho con ella. Me puse a llorar y ella me dijo que tenía razón y que no lo iba a hacer más", relató Lorena.

Días después, Lorena miró la cartera de la niña y se encontró más notas negativas de la niña. "Le di dos cachetes, la castigué y esto lo aprovecharon -la familia paterna- para denunciarme por malos tratos", dijo.

Malos tratos

Al día siguiente, Lorena no se despidió de su hija al mandarla al colegio con el abuelo, pues quería "demostrarle que estaba dolida con ella". Los abuelos paternos llamaron a la madre para llevar a la niña esa misma tarde al oftalmólogo, pero el oculista era realmente "la comisaría". "Le compraron la consola que yo le había prometido y con eso y las frases que le dijeron que dijera me denunciaron por malos tratos", indicó la joven.

La propia Lorena fue a comisaría a denunciar que la familia paterna no le devolvía a la niña y allí mismo quedó detenida. Posteriormente, el juzgado de lo Penal número 7 de Valencia la condenó a 56 días de trabajos sociales, le retiró la custodia y le impuso la prohibición de acercarse a la menor durante dos años.

"Fue muy fuerte", comentó Lorena, quien señaló que el ser acusada de malos tratos es algo que no va "a digerir" en su vida, ya que siempre ha "pecado de permisiva". "Fue algo puntual y mira lo que me ha costado, pero no lo volveré a hacer desde luego, porque he vivido este tiempo en un infierno", indicó la madre, quien comentó que salió culpable "sin parte de lesiones y sin antecedentes". "Todo humo", destacó.

Lorena ha vivido estos dos años "como una pesadilla". "Casi me muero, es el mayor palo que me han podido dar en mi vida", ha destacado la joven.

Reencuentro con la pequeña

Tras la sentencia de la Audiencia de Valencia, Lorena ha podido ver a su hija en dos ocasiones en un punto de encuentro familiar. En un primer momento la niña no quiso ver a su madre pero la trabajadora social consiguió que accediera a verla. "Lo que tenía mi hija era miedo al enfado que yo pudiera tener con ella", indicó Lorena, quien comentó que la niña "se pensaba que iba a estar unos días con los abuelos y no pensaba en la repercusión que podría tener esta acción".

"Me senté a su lado y estaba como enfurruñada, sin mirarme. Le dije: ¿me quieres dar un beso? Me miró a ver si estaba enfadada y se tiró a mi cuello como si no hubiéramos dejado de vernos", ha relatado emocionada la madre, que espera ahora recuperar la custodia de la pequeña.

Lorena ha subrayado el contenido de la sentencia de la Audiencia que la absuelve de un delito de malos tratos y sólo la condena por una falta de maltrato de obra a la pena de un mes de multa con una cuota diaria de seis euros. "Dice que está claro que fue un hecho puntual, que era un correctivo, porque si (la niña) no cumple con sus obligaciones no puedes dejarla de la mano de Dios", comentó. "Es normal que un padre intente enderezar a su hija, otra cosa es aplicar la violencia con la intención de hacer daño", agregó.
La sentencia de la Audiencia Provincial de Valencia reconoce que la mujer dio dos cachetes a su hija sin causarle lesión pero no entiende que pueda considerarse un delito de maltrato familiar. En este sentido recuerda sentencias de otros tribunales que consideran que acciones como un cachete, azote en las nalgas o bofetada sin intención de producir un menoscabo físico por su levedad y propinadas para corregir un comportamiento insolente, violento o agresivo por parte del hijo 'no merecen reproche penal'.

Se aplica entonces el principio de intervención mínima y la jurisprudencia anterior al 'conocido como derecho-deber de corrección'.


Comentarios

Entradas populares de este blog

CUANDO LOS HIJOS SON VISTOS COMO UNA PROPIEDAD.

TEST DEL DIBUJO DE LA FAMILIA