TESTS NEUROPSICOLÓGICOS DE ORIENTACIÓN ECOLÓGICA

El impacto que los cambios cognitivos, asociados a patlogías neurológicas (o psiquiátricas), pueden tener en los aspectos funcionales de la vida diaria ha suscitado un enorme interés por tratarse de una de las mejores formas de analizar la capacidad inferencial de los test neuropsicológicos. El abordaaje de estaa temática aadquiere especial relevancia en el contexto forense, aunque es, asimismo, bastante controvertida.

La alteración de las funciones cognitivas puede limitar o modificar el repertorio de conductas que el individuo realiza para vivir de forma autónoma eintegrada en un entorno familiar, social o laboral. Una interpretación erronea de la información proporcionada por la exploración neuropsicológica puede tener importantes repercusiones en el plano social o individual (por ejemplo no percibir una compensación económica o errores al determinar la capacidad del sujeto para tomar decisiones y manejar sus propios asuntos y negocios). 

Durante años se ha asumido que las puntuaciones obtenidas por los tests neuropsicológicos permitían inferir o predecir la capacidad del individuo para desenvolverse en su vida cotidiana. Sin embargo, en ocasiones, estas puntuaciones pueden generar falsas expectativas. No siempre los test que tienen una buena capacidad para detectar la presencia de alteraciones cognitivas permiten inferir las dificultades que el sujeto puede hallar en su día a día (como consecuencia de los déficits cognitivos que presenta).

Como respuesta  a esta problemática han sido creados diversos test de orientación ecológica, que tratan de inferir la capacidad de los sujetos para desempeñar sus actividades de la vida diaria (AVD).

Entre tales pruebas destacan:

- Test of Everyday Attention (Robertson y cols., 1994).
- Behavioral Inattention Test (Wilson y cols. 1987).
- Rivermead Behavioral Memory Test (Wilson y cols. 1985).
- Cambridge Test of Prospective Memory (Wilson y cols., 2004).
- Behavioral Assessment of the Dysexecutive Syndrome (Wilson y cols. 1996).

Disponer de herramientas que permitan conocer el alcance de los déficits neuropsicológicos legitima el papel del neuropsicólogo en el contexto forense, proporcionándole evidencias que ratifican sus decisiones.

Fuente: Manual de Neuropsicología Forense. De la Clínica a los Tribunales. Adolfo Jarne y ÁLvarfo Aliaga. ColecciónSalud Mental. Edit. Herder. 2010.

Ignacio González Sarrió,
Psicolegalyforense.

Comentarios

Entradas populares de este blog

CUANDO LOS HIJOS SON VISTOS COMO UNA PROPIEDAD.