PSICOPATÍA INFANTO-JUVENIL: INSTRUMENTOS DE EVALUACIÓN.

MEDICIÓN DE LA PSICOPATÍA INFANTO-JUVENIL.


LISTADO DE INSTRUMENTOS:
1º.- Psychopathy Checklist:Youth Version o PCL:YV.
2º.- La Antisocial Process Screening Device o APSD.
3º.- Youth Psychopathic Traits Inventory o YPI.
4º.- la Escala de Contenido Psicopático o PCS.
5º.- La Escala P-16.
6º. Inventory of Callous-Unemotional Traits o ICU.
DESCRIPCIÓN DE PROPIEDADES PSICOMÉTRICAS:

El instrumento per se, es la Psychopathy Checklist:Youth Version o PCL:YV (Forth, Kosson, & Hare, 2003). Es una adaptación de la PCL-R de adultos(Hare, 2003) y busca evaluar rasgos psicopáticos en adolescentes entre 12 y 18 años. Su información, al igual que la proporcionada por PCL-R, ha sido organizada en dos grandes factores subdivididos en cuatro facetas: afectivo, interpersonal, conducta impulsiva y antisocial. A diferencia de la escala de adultos, la PCL:YV no posee un puntaje de corte clasificatorio.
Entre sus características psicométricas se señala que, luego del intenso entrenamiento requerido para su aplicación, la PCL:YV posee un índice de acuerdo inter-jueces entre .90 y .96 y una consistencia interna entre .85 y .94
(Forth et al., 2003). Roberts y Bender (2006) señalan que, en diversos estudios, se han encontrado correlaciones moderadas con informes de delincuencia, síntomas externalizados y agresión; también plantean que la PCL:YV es capaz de predecir significativamente tanto reincidencia violenta como no violenta y trasgresiones disciplinarias. Sin embargo, no todos los reportes son positivos; por ejemplo, se ha fracasado en encontrar evidencia de la relación entre la PCL:YV y el progreso en el tratamiento de jóvenes judicializados (Spain, Douglas, Poythress, & Epstein, 2004). A nivel nacional, es importante señalar que la PCL:YV cuenta con un estudio psicométrico preliminar realizado con 30 adolescentes varones judicializados, de entre 13 y 17 años, que señala una adecuada confiabilidad e índices positivos de validez concurrente con las escalas del Inventario Clínico para Adolescentes de Millon (MACI), Millon, 1993) que están asociadas a conducta antisocial (Zúñiga, 2009).

La Antisocial Process Screening Device o APSD (Frick & Hare, 2001), la cual es una reformulación del PSD (Frick et al., 1994). Orientada preferentemente a niños entre 6 a 13 años, es utilizada extensamente con adolescentes.
Sus 20 ítems, análogos a los del PCL-R, se puntúan en una escala de tres puntos que aportan a un puntaje total y a tres dimensiones de comportamiento: insensibilidad emocional, narcisismo e impulsividad. La escala debe ser completada preferentemente por adultos próximos al niño como padres y/o profesores; sin embargo, también existe una versión autoinformada para adolescentes. Ambas versiones han mostrado buenas características psicométricas (Frick & Hare, 2001; Muñoz & Frick, 2007).

Youth Psychopathic Traits Inventory o YPI (Andershed, Kerr, Stattin, & Levander, 2002, citado en Blauuw y Sheridan, 2002). Aproximación basada en el autorreporte del adolescente como fuente de información. El YPI está orientado a jóvenes entre 12 y 18 años y entrega puntajes para la escala total, tres dimensiones factoriales y 10 subescalas; posee estudios que avalan su idoneidad para trabajar con jóvenes de población general, con problemas judiciales y buenas relaciones con la PCL:YV (Green, 2005).

Desde una perspectiva más general, se han desarrollado dos escalas derivadas del MACI:
la Escala de Contenido Psicopático o PCS (Murrie & Cornell, 2000) y la Escala
Psicopática de 16-ítems o P-16 (Salekin, Ziegler, Larrea, Anthony & Bennett, 2003).La PCS  está integrada por 20 ítems del MACI que se relacionan conceptualmente con el constructo bidimensional de psicopatía de Hare (1991), ha presentado buenas correlaciones con ambos factores y una capacidad de discriminación del 83% (sensibilidad = .85, especificidad = .81) con respecto a alta y baja psicopatía clasificada según la PCL-R.

La Escala P-16 (Salekin et al., 2003) fue desarrollada conceptualmente teniendo en cuenta las propuestas de Hare (1991, 2003) y los planteamientos de Cooke y Michie (2001); quedó conformada por tres subescalas cuyos ítems reflejan las dimensiones de dureza/insensibilidad, egocentrismo y conducta antisocial. Su estudio inicial (Salekin et al., 2003) documenta una buena capacidad para predecir reincidencia general y reincidencia violenta como escala total y según sus facetas dureza/insensibilidad y conducta antisocial.

Una escala diseñada por Frick (2003) para evaluar específicamente la dimensión Dureza/Insensibilidad en adolescentes; se trata del:
Inventory of Callous-Unemotional Traits o ICU (Frick, 2003; Essau et al., 2006). Escala de autoreporte que consta de 24 ítems que se estructuran en tres factores: Dureza (callousness; dimensión del comportamiento que incluye carencia de empatía, culpa y remordimiento), Descuido interpersonal (uncaring; dimensión que incluye conductas relacionadas con la ausencia de cuidado por el propio desempeño y por los sentimientos de los demás) y Frialdad emocional (unemotional; focalizada en la ausencia de expresión emocional).

Fdo. Ignacio González Sarrió.
Coordinador "Psicolegalyforense".

Comentarios

Entradas populares de este blog

TEST DEL DIBUJO DE LA FAMILIA

PRUEBAS DE PERSONALIDAD.