“EL PORQUÉ DE LA IMPORTANCIA DE CREAR UNA RED DE PROFESIONALES”.

“EL PORQUÉ DE LA IMPORTANCIA DE CREAR UNA RED DE PROFESIONALES”.


Escribo este artículo convencido de todos y cada uno de los argumentos que en el expongo. Estos razonamientos son algunos resultado de mi experiencia profesional y otros adquiridos con el tiempo mediante la observación, la escucha y el aprendizaje, otros en cambio son fruto del sentido común, quizás muy obvios para algunos pero a mi me ha costado llegar a su insight, al darse cuenta de su verdadera y natural relevancia.

Voy a tratar de explicar el porqué de la importancia de la cooperación profesional, es decir, de la importancia de crear una red profesional que se retroalimente a sí misma y cuya principal finalidad sea el desarrollo profesional integral de las personas que la forman.

La conclusión a la que he llegado tras 13 años de ejercicio profesional (no siempre autónomo, muchas veces con contrato laboral), es que, el individualismo -entendido este como la forma de trabajo profesional/cliente- alejada del resto de profesionales, pierde validez en el contexto actual. Es más, genera un cierto aislacionismo, no dando lugar a la tan necesaria reestructuración de objetivos que conduce a la renovación y al cambio continuo, de modo que este sistema de relación profesional/cliente,  en ocasiones, puede ocasionar cierta frustración al profesional.

Por otra parte, el asociacionismo, la colaboración formal entre profesionales a través de un medio organizado para tal efecto, permite entre otras cosas un mayor y constante flujo de la información, -pudiéndose clasificar esta- generando de este modo conocimiento. Ya que el conocimiento nace de la especialización y tecnificación, es necesario pues, bajar a estos niveles de concreción y generar debates en esos niveles.

Por otra parte, la especialización tiene también otras ventajas frente a la generalización, al estar especializado conoces mas a fondo los entresijos del funcionamiento de aquello con lo que operas, esto genera seguridad en el profesional que se traduce en una mejora de la calidad del servicio y de la asistencia en términos globales.

Por ello, la especialización lleva implícita la acción de derivar aquello que nos es ajeno a nuestro quehacer diario, a nuestro “corpus teórico”, es decir a nuestra formación. Pienso que, un verdadero profesional, cuando asume un caso, bien sea en el campo de la clínica, salud, educación o jurídica, lo hace consciente de sus facultades y capacidades y de que estas contribuirán a la mejora y ayuda del paciente o cliente.


Sin duda, esta disposición está presente en casi todos los ejercicios profesionales, pero especialmente en los autónomos, ya que el responsable último de la gestión y tratamiento es uno mismo.

Por ello, poco a poco, vas tomando conciencia de la relevancia de la especialización y de la derivación y de que esto solo es posible en un contexto de compañerismo y cooperación.

Otro de los grandes pilares que sustentan el desarrollo profesional dentro de una comunidad o grupo es el intercambio de conocimientos, experiencias, estudio de casos, interpretaciones y enfoques teóricos, metodologías e instrumentos utilizados…. etc, etc. Ya no solo de compañeros y compañeras de profesión, sino de otros agentes que intervienen en un área determinada. Esto a mi modo de ver, solo se puede lograr tendiendo puentes entre las distintas comunidades profesionales, generando o creando espacios y foros que faciliten estos debates y sobretodo teniendo una actitud pro-activa y un interés real por las aportaciones de otras disciplinas.

Sin duda en el caso de la psicología jurídica, este acercamiento no solo al derecho sino a las ciencias sociales y médicas, es del todo indispensable. Al fin y al cabo somos unos recién llegados.

Esta riqueza de interpretaciones respecto a una misma área de actuación, posibilita una visión completa en la que, los aspectos médicos, psicológicos, sociales y jurídicos se entrelazan, potencian y coordinan. El resultado es la consolidación de todas y cada una de las disciplinas, así como la relevancia de las mismas, incidiendo en los procesos de retroalimentación e interdependencia que se producen.

También resulta interesante contemplar la visión institucional de los distintos organismos oficiales que participan en el área – en este caso la psicología jurídica- sus procesos de organización, gestión y desarrollo práctico, bien desde el campo de la investigación y el conocimiento- como es el caso de la universidad- bien desde la praxis como es el caso de la administración de justicia y los servicios sociales y de salud-.

Por último y no por ello menos importante, destacar la inexplicable sensación de plenitud que tiene un profesional cuando puede dedicarse a  aquello para lo cuál ha invertido tantos años de su vida. Si además, disfruta realizando su trabajo y lo hace en ausencia de rigideces propias de otros contextos laborales ajenos al autónomo, pues mucho mejor, como se dice en Valencia, “ A mes mel, mes dolç”.

Saludos a todos y todas.


Ignacio González
NºCol.cv06179.
Coordinador  de Grupos de Trabajo







Comentarios

  1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

CUANDO LOS HIJOS SON VISTOS COMO UNA PROPIEDAD.

TEST DEL DIBUJO DE LA FAMILIA