EL VERDADERO PROBLEMA DE LA COMUNICACIÓN EN PAREJA



Se habla mucho de la comunicación en la pareja y de cómo una mala comunicación puede dar lugar a problemas de relación e incluso a la ruptura. Incluso muchas personas recurren a la frase “teníamos problemas de comunicación” cuando se les pregunta por el motivo de su ruptura sentimental. Sin embargo pocas veces las personas son capaces de concretar en que consisten esos problemas y sobre todo identificar el origen de los mismos. La comunicación es el acto mediante el cual dos o más personas transmiten información. Los medios mediante los cuales transmitimos la información son varios, siendo el más común el medio oral. Por tanto el lenguaje es una herramienta propiamente humana que utilizamos para comunicarnos. No obstante es bien sabido que existen otros medios de comunicación, así cierta información de contenido no verbal como la emocional se transmite mejor por el lenguaje corporal y los gestos. Por tanto si la información transmitida oralmente es consistente con la información emocional facilitada gestualmente hablamos de una comunicación coherente, sana y fuerte que llegará con una alta resonancia y sin interferencias al oyente. Por el contrario, cuando la información oral o verbal es inconsistente con la no verbal o gestual las interferencias darán lugar a interferencias en el receptor provocando el fenómeno de disonancia cognitiva y generando la sensación de que aquello que se dice en realidad no se piensa.
Volviendo a la pareja y a la comunicación entre sus miembros, es necesario entender que toda comunicación está sujeta a un contexto más grande o meta-comunicación. Así dos personas nacidas en un momento histórico concreto y lugar no se expresaran ni pensaran de la misma forma que otras dos nacidas en lugares y momentos distintos. Es lo que llamamos el contexto histórico y social que enmarca a todo ser humano. Ese contexto impronta los valores de la sociedad modelando a sus miembros.
Por tanto valores, moral, corrientes de pensamiento, política, economía,  familia, hechos vitales, marcan, condicionan y dotan de significado y significatividad al pensamiento y por tanto al modo de  relacionarse de las gentes. Esos valores al fin y al cabo expresan las expectativas tanto sociales como personales de los individuos delimitando y definiendo lo que se espera de ellos.
Los valores de una sociedad patriarcal, machista y judeocristiana como la nuestra, transmiten ideas que dificultan una correcta comunicación entre los miembros de la pareja. Así al hombre se le inculca la idea de que a la mujer no se le pueden contar ciertas cosa, se le hace creer que hay ciertos aspectos relacionadas con la sexualidad masculina que la mujer no puede comprender y que jamás hay que contarle. El hombre crece con la idea de que hay dos tipos de mujeres, aquellas con las que disfrutar del sexo y la madre de sus hijos. A la madre de sus hijos no se le puede mostrar la parte libidinosa de la personalidad, los deseos y fantasías sexuales, hay que preservarla de aquello que en realidad se considera sucio o perverso ya que no lo podría entender y si lo hiciese dejaría de ser la candidata a madre de sus hijos, puesto ¿Qué valores podría transmitirles sino?.
Por otra parte la mujer desarrolla desde la infancia un concepto de pareja ideal basado en el amor incondicional e imperecedero, una idea amor romántico e ideal en el que sus necesidades e impulsos sexuales quedan supeditados a los sentimientos amorosos hacia su pareja. Se reprime toda necesidad ajena a la pareja y se exige a esta la satisfacción de expectativas emocionales, sexuales y de toda índole imposibles de cumplir.
Se cierra así un círculo vicioso. El hombre oculta sus instintos a la mujer a la que no reconoce como a una igual en materia de sexualidad, y por tanto se negará a si mismo y a su pareja la posibilidad de mantener una comunicación de igualdad en la que se den a conocer en lo más profundo de ellos mismos exponiendo la realidad de sus necesidades. Al no reconocer a la mujer como un interlocutor válido en materia sexual el hombre se ve obligado a gestionar sus deseos y necesiidades de diferentes formas, por ejemplo reprimiéndolos lo que ocasionará diversas manifestaciones emocionales, conductuales y sintomáticas que se traducirán a su vez en problemas de pareja. Otra forma de gestionar dichas necesidades sexuales es satisfaciéndolas al margen de la pareja a través de relaciones paralelas, ocultas o infidelidades.
La mujer a su vez irá  sintiéndose más alejada de su pareja a la que irá considerando un extraño en algunos aspectos, sus necesidades no cubiertas en materia emocional y sexual irán generando un fuerte resentimiento impulsándole de manera gradual a la infidelidad o hacia la ruptura y búsqueda de una nueva pareja sobre la que proyectar de nuevo sus fantasías románticas. No obstante con el paso de los años la mujer ira acumulando una carga de resentimiento, desconfianza y acritud hacia los hombres a los que considerará la causa de todos sus males y de su infelicidad, mientras que el hombre a su vez desarrollará la idea de que es imposible comprender y satisfacer a las mujeres.
Por tanto cuando hablamos de problemas de comunicación  en realidad a lo que nos estamos refiriendo es a todo el conjunto de creencias y valores que tanto la sociedad como la familia transmiten a sus miemnros entendiendo dicha transmisión como una educación machista y judeocristiana que atribuye comportamientos y expectativas diferentes al hombre y a la mujer por el mero hecho de serlo, condicionando y limitandoles en aspectos clave de la comunicación interpersonal y generando malos entendidos, secretos inconfesables, sentimientos de culpa,  frustración, resentimiento, infidelidades, negación de la realidad, represión de necesidades y finalmente ruptura de pareja. 
Por último estos valores sexistas son la causa de la incomprensión entre los sexos y de sus mas perversas consecuencias la misandria y la misoginia.

Licenciado en Psicología (UV). Tesis Doctoral en Psicología Jurídica (UV). Psicólogo-Psicoterapeuta y Perito Judicial. Máster en Psicología Clínica y Salud (UV). Máster en Psicología Organizacional y RR.HH (COP-CV). Diploma de Estudios Avanzados (DEA-UV). Experto Docente (CAP-UV). Psicólogo General Sanitario (GV). Perito Judicial y Forense. Miembro del Turno Oficial de Peritos Forenses del Iltre. Colegio Oficial de Psicólogos de la CV (COP-CV). Coordinador Grupos de Psicología Jurídica  y Forense "psicolegalyforense". Experiencia en Psicología de la Salud, Clínica, Social, Gerontología, Oncología, Oncología Pediátrica, Patología dual, Colectivos en riesgo de exclusión social, docente en planes de formación ocupacional y continua, Ong´s.  grupopsico@cop.es 696102043.





Entradas populares de este blog

TEST DEL DIBUJO DE LA FAMILIA

PRUEBAS DE PERSONALIDAD.

COMO HACER BIEN UN INFORME PERICIAL DE GUARDIA Y CUSTODIA.