DIVORCIOS CONTENCIOSOS: REPERCUSIONES EN LOS HIJOS

Según los especialistas, en el mejor de los casos, involucrar a los menores en el conflicto existente entre los progenitores puede provocarles estrés emocional, disminución del rendimiento escolar, alteraciones psicológicas que a menudo somatizan (causándoles dolor de cabeza, depresión, trastornos gastrointestinales, tics nerviosos, conductas regresivas, etc). Pero , a largo plazo, y en los caso de conflictos más graves, estos hechos repercuten negativamente en el equilibrio emocional de los niños, y pueden provocarles el desarrollo de patologías psicológicas o psiquiátricas. Negar esta realidad, supondría desconocer el interés superior del menor ante los conflictos parentales.


El problema no es cuando no es que los padres, responsablemente decidan poner fin a su vida en común, sino cuando se hacen partícipes a los hijos de los conflictos generados por la separación: se ven inmersos en problemas de adultos, tomando parte en el conflicto, reproduciendo las disputas de los mayores, con consecuencias negativas a nivel psicoemocional y conductual. La sintomatología puede agravarse cuando el menor es presionado para participar en los actos legales derivados del conflicto, donde sus sentimientos son utilizados como armas arrojadizas. En suma, los autores advierten que los procedimientos contenciosos generan estrés en progenitores e hijos que repercuten negativamente en su equilibrio emocional y pueden constituir un factor de riesgo de enfermedad mental en la infancia. Segura, Gil y Sepulveda (2006).


Fdo. Ignacio González Sarrió.
Psicólogo. Perito Judicial y forense.
grupopsico@cop.es
CV06179.
Valencia.

Comentarios

Entradas populares de este blog

TEST DEL DIBUJO DE LA FAMILIA

PRUEBAS DE PERSONALIDAD.