viernes, 27 de abril de 2012

Trastornos Mentales en población Adolescente con medidas judiciales de Internamiento.

Trastornos Mentales diagnosticados en población adolescente ingresados por orden judicial por la comisión de delitos en un Centro Reeducativo  Terapéutico ubicado en Burjassot (Valencia).


La muestra estaba compuesta por 30 (85,71%) chicos y 5 (14,29%) chicas, con edades comprendidas entre los 14,09 y los 20,05 con una media de 17,04 años en el momento de ingresar. El número de delitos por los que eran juzga­dos estaba entre 1 y 31 con una media de 5,86. Todos ellos cumplían criterios diagnósticos de algún trastorno mental, el 18,75% padecían un solo trastorno, el 50% dos y el 31,25% tres o más. La combinación más frecuente fue el trastorno del comportamiento (TC) con el trastorno por uso de sustancias (TUS). El TC se diagnosticó en el 81,25% de los casos, TUS en el 75%, psicosis en el 15,15%, trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH) en el 12,12%, ansie­dad/depresión en el 12,12%, trastornos de la personalidad, básicamente de clus­ter B en el 24,24% y retraso mental 12,12%. El consumo de drogas se distribuyó porcentualmente según la siguiente tabla.

Referencia: “Perfiles delictivos, sentimiento de ira y tipio de violencia en adolescente”. R. Forcada, C. Bruna, M. J. Ferrere, I. Alemán, S. Moliner, B. López. Rev. Asoc. Esp. Neuropsiq., 2009, vol. XXIX, n.º 104, pp. 319-327.


Fdo.
Ignacio González Sarrió.
Coordinador "Psicolegalyforense".
grupopsico@cop.es

lunes, 23 de abril de 2012

CARTERA DE SERVICIOS GRUPO "Psicolegalyforense"


CARTERADE SERVICIOS GRUPO “Psicolegalyforense”.

Presentación:
El despacho de psicología jurídica y psicología clínica “Psicolegalyforense” dirigido por Ignacio González Sarrió, cuenta con los mejores especialistas en todas y cada una de las área de la psicología jurídico-forense y de la psicología clínica. Estamos especializados en la emisión de informes periciales de parte y su ratificación en juicio oral.
También en el tratamiento de diversas patologías y emisión de los informes clínicos pertinentes.
Nuestra filosofía de trabajo se basa en la especialización, adaptación a las necesidades del cliente, ajustando el presupuesto y dando facilidades de pago, trato directo con el cliente y con su abogado favoreciendo la accesibilidad a los profesionales.
Atentamente,

Ignacio González Sarrió.
Coordinador del grupo “Psicolegalyforense”.

ÁREA JURÍDICO-FORENSE.

 Informes Periciales Psicológicos en:

- Civil.
- Penal.
- Familia.
- Laboral.
- Menores.

Asesoramiento integral a profesionales noveles en:

- Asesoramiento técnico.
- Seguimiento del caso hasta ratificación judicial si procede.
- Asesoramiento en la selección, administración y manejo de pruebas diagnósticas y periciales.
- Instrucciones para la elaboración de informes.
- Instrucciones para su defensa y exposición en juicio.
- Asesoramiento para la correcta ejecución de la entrevista pericial.
- Consejos y recomendaciones en el trato con las distintas figuras e interlocutores jurídicos, así como con las partes y sus representantes. Guía de buenas prácticas.
- Facilitar bibliografía específica y documentación sobre la que apoyar los informes.

 Derecho Civil:

- Incapacitaciones legales.
- Internamientos psiquiátricos o residenciales voluntarios e involuntarios.
- Adopción y tutela de menores. Idoneidad parental.
- Procesos de nulidad, separación y divorcio. Privación de la Patria Potestad.
- Emancipación legal.

Derecho laboral:

- Accidentes laborales. Secuelas psíquicas.
- Psicopatologías laborales (BUrnout).
- Situaciones de acoso laboral (Mobbing).
- Acoso sexual en el trabajo.
- Incapacidades laborales.
Derecho Penal:
- Valoración de la imputabilidad del acusado.
- Toxicomanías y repercusiones forenses.
- Agresiones sexuales.
- Personalidad criminal. Medidas de seguridad y valoración del pronóstico de comportamiento futuro. Peligrosidad –Reincidencia.
- Victimología forense. Evaluación de la víctima: lesiones y secuelas psíquica. Daño moral.
- Maltrato y violencia doméstica. Valoración pericial de la víctima.
- Valoración de la credibilidad del testimonio.

Del Menor:
- Credibilidad del testimonio.
- Evaluación e informes del estado emocional y psicológico del menor.
- Evaluación e informes en trastornos de la alimentación, ingesta de alcohol y drogas, sexualidad, trastornos psicosomáticos, conducta disfuncional y trastornos desadaptativos.

  Mediación:

- Mediación familiar en contextos clínicos y judiciales.
- Mediación laboral y organizacional.
  
ÁREA CLÍNICA Y SALUD.

 Atención psicológica a:
- Menores.
- Adolescentes y jóvenes.
- Adultos.
- Grupos familiares.
- Parejas.
Metodología:
Las intervenciones se diseñan en base a la persona y su situación, contexto y objeto de intervención (problema o patología a tratar), siendo habitual intervenciones de corte humanista, analítico breve, Gestáltico o sistémico o de corte cognitivo-conductual.

 Menores:
- Problemas con sus iguales con la autoridad escolar o paterna.
- Trastornos de la atención y concentración y su afectación en el rendimiento escolar.
- Miedos, vergüenzas, complejos, trastornos del sueño y del control de esfínteres.
- Trastornos del estado de ánimo y ansiedad.
- Agresividad y pobre control de impulsos.
- Afectaciones en la autoestima por enfermedad médica.
Adolescentes y jóvenes:
- Dificultades de relación paterno-filial.
- Problemas de autoestima debido a una autoimagen personal deteriorada.
- Trastornos del estado de ánimo, ansiedad, crisis existenciales.
- Problemas con el consumo de sustancias: alcohol y drogas.
- Fracaso escolar y desorientación respecto a la propia vida.
- Problemas con la propia sexualidad o con el control de la misma.
- Problemas con los padres: estilos parentales y de crianza.
- Otras dificultades asociadas a la edad y la dependencia económica respecto a los padres.
Adultos.

- Crisis existenciales.
- Problemas derivados de separaciones, pérdida de trabajo, enfermedades médico-psiquiátricas y sus limitaciones.
- Trastornos del estado de ánimo.
- Trastornos de ansiedad.
- Adicciones tóxicas (alcohol, drogas, fármacos) y sus consecuencias.
- Adicciones no tóxicas: juego patológico, adicción al sexo compulsivo, otras.
- Trastornos de la personalidad.
- Otros.
Grupos familiares.
- Tratamiento de relaciones y patrones familiares patológicos cronificados.
- Redistribución de funciones, roles y estilos de relación-comunicación.
- Toma de conciencia de uno mismo( de su rol, forma de relacionarse, comunicarse…) y de su función en el contexto familiar.
- Superación de duelos patológicos y ayuda en los no patológicos.
- Tratamiento de las secuelas por Estrés postraumático a consecuencia de abusos y agresiones intrafamiliares.
- Otros.
Pareja.
- Tratamiento de las disfunciones comunicativas en la pareja.
- Provocar nuevos contextos y situaciones que permitan a los miembros de la misma redescubrirse.
- Análisis de la historia vital de la pareja y de sus tomas de decisiones.
- Acompañamiento en la toma de decisiones.
  
ÁREA DE FORMACIÓN.


Formación ocupacional en: 
- Habilidades socio-profesionales.
- Mejora de capacidades cognitivo-afectivas y de comunicación.
- Metodología didáctica de la formación.
- Dinámicas de grupos, juego.
Formación continua en:
- Habilidades directivas, formación en gestión y dirección de Recursos Humanos, gestión del capital humano, selección de personal por competencias…etc.
- Intervención con población en riesgo de exclusión social y capacitación de profesionales para el ejercicio con dichas poblaciones.

Información y contacto en: grupospsicojuridica@gmail.com
Teléfono: 696102043.

Atentamente,
Ignacio González Sarrió. Psicólogo. NºCol.CV06179. Valencia

Máster en Psicología Clínica y Salud. Máster en Dirección y Gestión de RR.HH. Doctorando en Procesos Psicológicos y delincuencia Juvenil. Diploma de Estudios Avanzados por la Universidad de Valencia. C.A.P. Experto formador y docente.




domingo, 22 de abril de 2012

EL INFORME EN NEUROPSICOLOGÍA FORENSE: Preguntas que debe responder el informe.

En relación con la presencia o ausencia de déficits, todo esto se puede sistematizar en una serie de preguntas que todo informe de neuropsicología forense debería poder responder:

1) El actual estado de la persona es normal o anormal.
2) Cuál es el origen específico de la alteración.
3) Cuál es la intensidad de la alteración.
4) La alteración representa un cambio respecto a su nivel premórbido.
5) Es agudo, subagudo o crónico.
6) Es progresivo, estático o con evolución positiva.
7) Refleja un trastorno neurológico focal o global.
8) Con qué extensión están involucrados otros aspectos aspectos como la motivación, la depresión u otros  factores no neurológicos.
9) Qué repercusión tiene la alteración sobre el nivel funcional y las actividades de la vida diaria del sujeto.
10) Qué implicaciones existen respecto al diagnóstico, tratamiento, pronóstico y etiología.

Resulta imprescindible responder siempre a los puntos uno, dos y nueve, aspectos que constituyen la esencia del informe en neuropsicología.

Fuente: Manual de Neuropsicología Forense: De la clínica a los tribunales. Adolfo Jarne y Álvaro Aliaga. Editorial Herder. 2010.

Fdo.
Ignacio González Sarrió.
Psicólogo.
grupopsico@cop.es


lunes, 16 de abril de 2012

miércoles, 11 de abril de 2012

ABUSO PSICOLÓGICO PARA LA DOMINACIÓN.

Abuso psicológico entendido como "un proceso prolongado en el tiempo, centrado en la aplicación sobre otra persona de estrategias abusivas de manipulación, control y coacción fundamentalmente, comprendiendo desde las más explícitas hasta las sutiles, y que busca una forma de dominación sobre esa persona". El afán de dominar al otro comienza por las formas tradicionales de influencia y persuasión, y cuando éstas fallan se inician las estrategias propias del llamado poder coercitivo y del control para extenderse a otras formas de abuso sicológico, llegando en ocasiones a desembocar luego en violencia física.


Categorización de las estrategias de abuso psicológico aplicadas en la violencia de pareja (en Rodríguez- Carballeira et al. 2005).



1. AISLAMIENTO

1.1.- De la familia

1.2.- De los amigos y de su red de apoyo social

1.3.- Del trabajo, de los estudios y de las aficiones

1.4.- En el hogar

2. CONTROL Y MANIPULACIÓN DE LA INFORMACIÓN

2.1.- Manipulación de la información.

2.2.- Ocultación del abuso.

3. CONTROL DE LA VIDA PERSONAL

3.1.- Control-abuso de la economía

3.2.- Control de los hijos

3.3.- Control de las actividades cotidianas y de la ocupación del tiempo

3.4.- Coacción sexual

3.5.- Control-debilitamiento del estado psicofísico

4. ABUSO EMOCIONAL

4.1.- Activación interesada de emociones positivas

4.2.- Intimidación o amenaza

4.3.- Desprecio, humillación o rechazo como persona

4.4.- Descrédito o degradación de sus roles

4.5.- Manipulación del sentimiento de culpa

4.6.- Desconsideración de las emociones y propuestas del otro

5. IMPOSICIÓN DEL PROPIO PENSAMIENTO

5.1.- Denigración del pensamiento crítico

5.2.- Redefinición de la realidad

5.3.- Idealización interesada del vínculo de dependencia

6. IMPOSICIÓN DE UN ROL SERVIL




 A juicio de los expertos, la estrategia abusiva con mayor fuerza o gravedad es la que centra sus ataques en las emociones de la persona (Abuso emocional); a continuación, tomadas como un bloque, estarían las estrategias que actúan sobre los aspectos del entorno o situación de la persona (Control de la vida personal, en segundo lugar, Aislamiento, en tercer lugar, y Control y manipulación de la información, en quinto); le seguirían luego en importancia la estrategia más dirigida al área cognitiva (Imposición del propio pensamiento, en cuarto lugar), y por último, la de tipo más conductual (Imposición de un rol servil, en sexto lugar) (Rodríguez-Carballeira et al., 2009).

Información extraída del artículo: Porrúa, C., Rodríguez-Carballeira, A., Almendros, C., Escartín, J., Martín-Peña, J., Saldaña, O."Análisis de las estrategias de abuso psicológico en la violencia de pareja". 2010. Informació Psicològica. núm. 99. pag. 53-63.

Fdo. Ignacio González Sarrió. "Psicolegalyforense" Grupopsico@cop.es




lunes, 9 de abril de 2012

VARIABLES INTERVINIENTES EN LA CONDUCTA AGRESIVA. Estudio de caso único.

A continuación se presentan las variables y factores presentes en un sujeto paciente en tratamiento por agresividad. es importante destacar que todos estos elementos actuan en interacción dinámica, no obstante se pudo detectar la secuencia de acción claramente.

El sujeto paciente es un varón de 34 años, estudios de formación profesional y antecedentes en el consumo de alcohol y sustancias, en un principio de forma recreativa hasta su cronificación y posterior tratamiento previo al que ahora se presenta.

1º. VARIABLES DE PERSONALIDAD.
Estas variables y sus factores ahora detallados (presentes en el sujeto paciente), tienen la funcionalidad de actuar como factor de riesgo que predispone a la agresividad: (factor predisponente).

Factores:
1.1. Baja Tolerancia a la frustración.
1.2. Impulsividad. pobre control de los impulsos. reactividad alta.
1.3. Dificultades parra prever las consecuencias de sus acciones. 

2º. CONDUCTAS SOBRE-APRENDIDAS.
En este grupo encontramos aquellos hábitos, conductas aprendidas  y respuestas condicionadas que, en un pasado más o menos cercano, han sido contempladas como exitosas por el sujeto paciente. Factor potenciador.

2.1. Consumo de alcohol y drogas como medio de inhibición, no afrontamiento, negación y/o manejo de la ansiedad. 
2.2. uso de la agresividad como medio de consecución de objetivos y/o cambio de actitud de los demás.
2.3. observación de la conducta agresiva en modelos familiares.

3º. RELACIONES INTERPERSONALES PATOLÓGICAS Y/O SITUACIONES ALTAMENTE EMOCIONALES DE NATURALEZA NOCIVA. Factor precipitante.

3.1. Relaciones de pareja deterioradas.
3.2. Discusiones por el control de los hijos.
3.3. Cuestionamiento de los derechos del otro. 
3.4. Interpretación de los comportamientos y actitudes del otro como malintencionados o como intentos de manipulación (paranoidismo).

4º. ESTRESORES SOCIALES CRÓNICOS DE INTENSIDAD MODERADA. Situaciones presentes en el propio ambiente del sujeto paciente. Factor potenciador.

4.1. Bajos o nulos ingresos.
4.2. Pérdida del empleo.
4.3. Pérdida de la casa.
4.4. Retorno a la vivienda de los padres.
4.5. Pérdida de independencia e intimidad.
4.6. Ruptura de relación de pareja, separación y juici por la custodia de los hijos.
4.7. Pérdida de la custodia. Alteración de la relación con los hijos.

La secuencia encontrada es la siguiente:

1º. Factor precipitante: situación emocional intensa de naturaleza aversiva. Fuerte discusión con su ex-pareja.
2º. Factor potenciador: ingesta de alcohol como manejo de la ansiedad, es decir como recurso de afrontamiento. Autoengaño, negación.
3º. Entre la situación problema y la subsiguiente respuesta emocional e ingesta de alcohol, median las variables de personalidad antes descritas: Factor predisponente.
-          Baja tolerancia a la frustración.
-          Pobre control de los impulsos.
-          Dificultad de prever las consecuencias de sus acciones. Falta de pensamiento proactivo.
Entre el consumo de alcohol y la agresión, dichas variables también median, es decir, el alcohol no solo aumenta la intensidad de las emociones (rabia, etc) sino que inhabilita los controles conscientes y voluntarios sobre las mismas, potenciando aquellos rasgos naturales característicos del individuo (impulsividad, baja tolerancia a la frustración…etc).
Es decir, desde un punto de vista neuropsicológico, el alcohol permite la expresión de las respuestas del sistema límbico (respuestas agresivas primarias) e inhibe la expresión de las respuestas de la corteza frontal y pre-frontal (respuestas conscientes, no primarias y elaboradas necesarias para el autocontrol y la vida en sociedad).
En este momento, el paciente podríamos decir que se encuentra fuera de control, además es en esta situación en la que los estresores crónicos de intensidad media (Factor potenciador), que en situación de normalidad pueden ser dominados con cierta facilidad (el individuo puede tolerar la frustración que le ocasiona su situación económica, laboral, familiar, etc, sin desesperarse si no ha bebido), se retroalimentan y se convierten en motor (justificación) de una conducta autodestructiva.
 Fdo.
Ignacio González Sarrió. "Psicolegalyforense".

viernes, 6 de abril de 2012

COMPORTAMIENTO ANTISOCIAL DURANTE LA ADOLESCENCIA.

1º. Etiología de la delincuencia juvenil:

1.1. Factores asociados.
Se entiende por conducta antisocial de tipo delincuencial en jóvenes a aquellas actividades que  en términos de las normas y costumbres se consideran indeseables o incluso inaceptables. Las formas más graves se llaman trastornos de la conducta, siendo entonces "la delincuencia juvenil" un trastorno de la conducta penado por la Ley. (Angenent y DeMann, 1996).

1.1.1. Factores externos:
Propiedades psicológicas del entorno, la comunidad (Mesosistema). (Bronfenbrenner, 1999). Tipo de vecindario y estrato socioeconómico, son buenos predictores del comportamiento antisocial (Frías-Amenta et al., 2003). Entre los factores del mesosistema (interpersonales), debemos mencionar tres:

a) Familia:
a.1) Factores estructurales (tamaño de la familia, trabajo de las madres/padres, orden de nacimiento de los hijos, ausencia de uno de los progenitores -especialmente de la figura paterna-).
a.2) Factores dinámicos: (clima familiar, calidad de las relaciones vinculares, apego del adolescente a sus padres, la comunicación intrafamiliar, los estilos de crianza y la disciplina del hogar).

Se ha observado que la supervisión y el monitoreo de los padres parece ser un factor muy significativo, especialmente en el caso de los adolescentes varones (Angenent &DeMann, 1996). Asi mismo, Farrington et al. (2001) encuentran que una alta concentración de delincuentes en la misma familia, (arresto de uno o varios miembros de una familia), incrementa la probabilidad de que algún miembro de la familia de la siguiente generación (hijos, sobrinos, nietos) sea delincuente.
b) La escuela:
b.1) Fracaso escolar: factor de riesgo, logro escolar, factor protector frente al desarrollo de violencia y delincuencia juvenil.
b.2) actitud del adolescente hacia la escuela y compromiso con las metas de aprendizaje.
c) Grupo de pares:
c.1) Frecuenta amigos que portan armas, son delincuentes, consumen drogas: predictores de delincuencia juvenil (Seydlitz & Jenkins, 1998).
1.1.2. Factores Internos: (Intrapersonales).
a) edad
b) género.
c) experiencias normativas de vida: Ausencia/presencia.
d) aspectos biológicos.
d.1) herencia tarstorno de la personalidad asociado.
d.2) efecto de la testosterona durante la etapa pre-natal y puberal.
d3) efecto de los bajos niveles de serotonina.
e) aspectos cognitivos.
f) aspectos afectivos. (relación engtre psicopatología y delito).
f.1) asociación-relación entre el trastorno antisocial de la personalidad y sus precursores en la infancia: trastorno de déficit de atención por hiperactividad, trastorno oposicionista y trastorno de conducta (Lahey & Loeber, 1992).
f.2) Rasgos de personalidad identificados presentes en infractores:impulsividad, dificultad para postergar gratificaciones, autoconcepto disminuido, falta de habilidades sociales, bajo nivel de empatía y poca capacidad para sentir culpa ( Blackburn, 1995).

g) aspectos neuropsicológicos. Henry y Moffitt (1992). deficiencias ejecutivas en adolescentes delincuentes precoces mediante técnicas de neuroimagen. Déficits en habilidades neuropsicológicas:
- Comprensión verbal.
- Atención.
- Concentración.
- Formación de conceptos.
- Abstracción.
- Anticipación.
- Planificación.

Pese a la evidencia de la interación entre los dos tipos de factores (externos e internos), son estos últimos los que generan mayor controversia. Quay (1987) indica que en casi la mayor parte de los casos, los delitos violentos y el crimen se asocian más con factores internos y con una mayor perturbación psicológica en comparación con delitos cometidos por adolescentes que constituyen faltas manores hacia la autoridad parental y no parental.
Llamamos delito a todo un espectro de comportamientos antisociales que están tipificados penalmente por la legislación judicial penal de un pais (Tiffer, 2003). En este sentido, existen formas de violencia ejercidad por adolescentes y jóvenes que no están tipificadas como delitos (Howe, 1997). Del mismo modo, existen tipos de delitos que no son violentos en su perpetración, pese a que se podría decir que todo delito "en sí mismo", es un tipo de violencia contra las personas (Quay, 1987).
Pero no todos los adolescentes y jóvenes violentos son iguales. Existen adolescentes y jóvenes violentos que pese a su funcionamiento psicológico violento, no cometen delitos a pesar de estar expuestos al riesgo de perpretarlos (Lykken, 2000). Contrariamente, existen adolescentes y jóvenes que han cometido delitos, sin que necesariamente presenten algún tipo de perturbación psicológica (Iza, 2002; Moffitt, 1993a, 1993b).

Aquellos jóvenes que desde la niñez han sido expuestos a desventajas tales como cuidados negligentes, pobre estimulación temprana (Henry, Moffitt, Robins, Earls &Silva, 1993), aprovisionamiento insuficiente; y que además reúnen una serie de déficits neuropsicológicos verbales y ejecutivos, acompañados de desórdenes severos del desarrollo, como déficit atencional e hiperactividad (Henry, Caspi, Mofflitt &Silva, 1996); tiene mayor posibilidad de desarrollar un patrón de condcuta antisocial persistente a lo largo del ciclo vital (Baltes, Lindenberger & Staudinger, 1997; Caspi, McClay, Mofflitt, Mill, Martin, Craig, Taylor & Poulton, 2002 Caspi &Roberts, 2001; Lahey & Loeber, 1992; OMS, 2003).

Otro importante grupo de factores de riesgo identificados en esta poblaación, los constituye su asociación con otros tipos de violencia. Presenciar actos violentos en el hogar o sufrir abuso físico o sexual puede condicionar a los niños y adolescentes a considerar la agresión como un medio aceptable para resolver problemas o interactuar con los demás.
Del mismo modo, la expresión prolongada a conflictos armados como el terrorismo, también puede contribuir a sostener una cultura del terror  que haga más fácil la aparición de adolescentes y jóvenes violentos (Bandura, 1977).

Bibliografía en artículo original: Morales Córdova, H. "Factores Asociados y Trayectorias del Desarrollo del Comportamiento Antisocial durante la Adolescencia: Implicancias para la prevención de la violencia juvenil en América Latina". Revista Interamericana de Psicología. 2008, Vol. 42, Num. 1 pp. 129-142.

Ignacio González Sarrió.
Psicolegalyforense.