martes, 27 de marzo de 2012

PSICOPATÍA INFANTO-JUVENIL: INSTRUMENTOS DE EVALUACIÓN.

MEDICIÓN DE LA PSICOPATÍA INFANTO-JUVENIL.


LISTADO DE INSTRUMENTOS:
1º.- Psychopathy Checklist:Youth Version o PCL:YV.
2º.- La Antisocial Process Screening Device o APSD.
3º.- Youth Psychopathic Traits Inventory o YPI.
4º.- la Escala de Contenido Psicopático o PCS.
5º.- La Escala P-16.
6º. Inventory of Callous-Unemotional Traits o ICU.
DESCRIPCIÓN DE PROPIEDADES PSICOMÉTRICAS:

El instrumento per se, es la Psychopathy Checklist:Youth Version o PCL:YV (Forth, Kosson, & Hare, 2003). Es una adaptación de la PCL-R de adultos(Hare, 2003) y busca evaluar rasgos psicopáticos en adolescentes entre 12 y 18 años. Su información, al igual que la proporcionada por PCL-R, ha sido organizada en dos grandes factores subdivididos en cuatro facetas: afectivo, interpersonal, conducta impulsiva y antisocial. A diferencia de la escala de adultos, la PCL:YV no posee un puntaje de corte clasificatorio.
Entre sus características psicométricas se señala que, luego del intenso entrenamiento requerido para su aplicación, la PCL:YV posee un índice de acuerdo inter-jueces entre .90 y .96 y una consistencia interna entre .85 y .94
(Forth et al., 2003). Roberts y Bender (2006) señalan que, en diversos estudios, se han encontrado correlaciones moderadas con informes de delincuencia, síntomas externalizados y agresión; también plantean que la PCL:YV es capaz de predecir significativamente tanto reincidencia violenta como no violenta y trasgresiones disciplinarias. Sin embargo, no todos los reportes son positivos; por ejemplo, se ha fracasado en encontrar evidencia de la relación entre la PCL:YV y el progreso en el tratamiento de jóvenes judicializados (Spain, Douglas, Poythress, & Epstein, 2004). A nivel nacional, es importante señalar que la PCL:YV cuenta con un estudio psicométrico preliminar realizado con 30 adolescentes varones judicializados, de entre 13 y 17 años, que señala una adecuada confiabilidad e índices positivos de validez concurrente con las escalas del Inventario Clínico para Adolescentes de Millon (MACI), Millon, 1993) que están asociadas a conducta antisocial (Zúñiga, 2009).

La Antisocial Process Screening Device o APSD (Frick & Hare, 2001), la cual es una reformulación del PSD (Frick et al., 1994). Orientada preferentemente a niños entre 6 a 13 años, es utilizada extensamente con adolescentes.
Sus 20 ítems, análogos a los del PCL-R, se puntúan en una escala de tres puntos que aportan a un puntaje total y a tres dimensiones de comportamiento: insensibilidad emocional, narcisismo e impulsividad. La escala debe ser completada preferentemente por adultos próximos al niño como padres y/o profesores; sin embargo, también existe una versión autoinformada para adolescentes. Ambas versiones han mostrado buenas características psicométricas (Frick & Hare, 2001; Muñoz & Frick, 2007).

Youth Psychopathic Traits Inventory o YPI (Andershed, Kerr, Stattin, & Levander, 2002, citado en Blauuw y Sheridan, 2002). Aproximación basada en el autorreporte del adolescente como fuente de información. El YPI está orientado a jóvenes entre 12 y 18 años y entrega puntajes para la escala total, tres dimensiones factoriales y 10 subescalas; posee estudios que avalan su idoneidad para trabajar con jóvenes de población general, con problemas judiciales y buenas relaciones con la PCL:YV (Green, 2005).

Desde una perspectiva más general, se han desarrollado dos escalas derivadas del MACI:
la Escala de Contenido Psicopático o PCS (Murrie & Cornell, 2000) y la Escala
Psicopática de 16-ítems o P-16 (Salekin, Ziegler, Larrea, Anthony & Bennett, 2003).La PCS  está integrada por 20 ítems del MACI que se relacionan conceptualmente con el constructo bidimensional de psicopatía de Hare (1991), ha presentado buenas correlaciones con ambos factores y una capacidad de discriminación del 83% (sensibilidad = .85, especificidad = .81) con respecto a alta y baja psicopatía clasificada según la PCL-R.

La Escala P-16 (Salekin et al., 2003) fue desarrollada conceptualmente teniendo en cuenta las propuestas de Hare (1991, 2003) y los planteamientos de Cooke y Michie (2001); quedó conformada por tres subescalas cuyos ítems reflejan las dimensiones de dureza/insensibilidad, egocentrismo y conducta antisocial. Su estudio inicial (Salekin et al., 2003) documenta una buena capacidad para predecir reincidencia general y reincidencia violenta como escala total y según sus facetas dureza/insensibilidad y conducta antisocial.

Una escala diseñada por Frick (2003) para evaluar específicamente la dimensión Dureza/Insensibilidad en adolescentes; se trata del:
Inventory of Callous-Unemotional Traits o ICU (Frick, 2003; Essau et al., 2006). Escala de autoreporte que consta de 24 ítems que se estructuran en tres factores: Dureza (callousness; dimensión del comportamiento que incluye carencia de empatía, culpa y remordimiento), Descuido interpersonal (uncaring; dimensión que incluye conductas relacionadas con la ausencia de cuidado por el propio desempeño y por los sentimientos de los demás) y Frialdad emocional (unemotional; focalizada en la ausencia de expresión emocional).

Fdo. Ignacio González Sarrió.
Coordinador "Psicolegalyforense".

sábado, 17 de marzo de 2012

WEB ESPECIALIZADA EN MOBBING.

Os dejo la dirección de una página Web especializada en acoso laboral, en ella se publican artículos relativos a esta modalidad de acoso. También podreís encontrar legislación actualizada y otros enlaces de interés. Su directora es Eva Ventín, profesional dedicada a la difusión de esta problemática.
Saludos cordiales,
Ignacio González Sarrió.
Psicolegalyforense.

dirección web acoso:
http://acosolaboral.info/el-mobbing-es-posible-demostrarlo/

viernes, 16 de marzo de 2012

ESTADISTICAS BLOG PSICOLEGAYFORENSE.

Páginas vistas hoy: 58
Páginas vistas ayer: 71
Páginas vistas en el último mes: 1733
Páginas vistas (historial completo desde enero de 2011): 10.629
Ignacio González Sarrió.
"psicolegalyforense"

TESTS NEUROPSICOLÓGICOS DE ORIENTACIÓN ECOLÓGICA

El impacto que los cambios cognitivos, asociados a patlogías neurológicas (o psiquiátricas), pueden tener en los aspectos funcionales de la vida diaria ha suscitado un enorme interés por tratarse de una de las mejores formas de analizar la capacidad inferencial de los test neuropsicológicos. El abordaaje de estaa temática aadquiere especial relevancia en el contexto forense, aunque es, asimismo, bastante controvertida.

La alteración de las funciones cognitivas puede limitar o modificar el repertorio de conductas que el individuo realiza para vivir de forma autónoma eintegrada en un entorno familiar, social o laboral. Una interpretación erronea de la información proporcionada por la exploración neuropsicológica puede tener importantes repercusiones en el plano social o individual (por ejemplo no percibir una compensación económica o errores al determinar la capacidad del sujeto para tomar decisiones y manejar sus propios asuntos y negocios). 

Durante años se ha asumido que las puntuaciones obtenidas por los tests neuropsicológicos permitían inferir o predecir la capacidad del individuo para desenvolverse en su vida cotidiana. Sin embargo, en ocasiones, estas puntuaciones pueden generar falsas expectativas. No siempre los test que tienen una buena capacidad para detectar la presencia de alteraciones cognitivas permiten inferir las dificultades que el sujeto puede hallar en su día a día (como consecuencia de los déficits cognitivos que presenta).

Como respuesta  a esta problemática han sido creados diversos test de orientación ecológica, que tratan de inferir la capacidad de los sujetos para desempeñar sus actividades de la vida diaria (AVD).

Entre tales pruebas destacan:

- Test of Everyday Attention (Robertson y cols., 1994).
- Behavioral Inattention Test (Wilson y cols. 1987).
- Rivermead Behavioral Memory Test (Wilson y cols. 1985).
- Cambridge Test of Prospective Memory (Wilson y cols., 2004).
- Behavioral Assessment of the Dysexecutive Syndrome (Wilson y cols. 1996).

Disponer de herramientas que permitan conocer el alcance de los déficits neuropsicológicos legitima el papel del neuropsicólogo en el contexto forense, proporcionándole evidencias que ratifican sus decisiones.

Fuente: Manual de Neuropsicología Forense. De la Clínica a los Tribunales. Adolfo Jarne y ÁLvarfo Aliaga. ColecciónSalud Mental. Edit. Herder. 2010.

Ignacio González Sarrió,
Psicolegalyforense.

miércoles, 7 de marzo de 2012

ESCALAS DE AVD (Actividades Vida Diaria) ADAPTADAS Y VALIDADAS EN POBLACIÓN ESPAÑOLA.

La forma más extendida de recoger información acerca del desempeño en las AVD es el uso de cuestionariosz específicos, que pueden ser administrados por fuentes colaterales o por el propio sujeto. Habitualmente se le pide a una persona que conozca el día a día del sujeto, que conviva con él que conteste el cuestionario, puesto que el porpio paciente puede no ser capaz de dar esa información opuede no tener una percepción realista de la misma.
Es una técnica rápida que proporciona datos concretos acerca de tareas que, de antemano, se saben alteradaas en la patología.

ESCALAS:

  • Barthel Index. Original (Mahoney y cols. 1965). Vlaidación española (batzán y cols. 1993).
  • IADL scale of Lawton and Brody. Original ( Lawton y Brody, 1969). Validación española (Olazarán y cols. 2005).
  • Rapid Disability Rating Scale-2. Original (Linn y Linn, 1982). Validación española (Monllau y cols. 2006).
  • Bayer-ADL. Original (Hindmarch y cols., 1998). Validación española (Erzigkeit y cols., 2001).
  • Blessed Dementia Rating Scale (blessed y cols., 1968). Validación española  (Peña y cols., 2005).
  • Interview  for Deterioration in Daily living in Dementia (IDDD). (Teunisse y cols., 1991). Validación española (Böhm y cols., 1998)
  • Functional Activities Questionnarie (FAQ). (Pfeffer y cols., 1982). Validación española (Olazarán y cols., 2005).
  • Amyotrophic Lateral Sclerosis Funcional Rating Scale. (ACTS group, 1996). Validación española (Salas y cols., 2008).
Referencia: Manual de Neuropsicología forense: de la clínica a los tribunales. Adolfo Jarne y Álvaro Aliaga. Colección Salud Mental. Edit. Herder. 2010.

Fdo.
Ignacio González Sarrió.
Coordinador "Psicolegalyforense".

martes, 6 de marzo de 2012

NOTICIAS Y ARTÍCULOS MÁS VISITADOS DEL MES DE FEBRERO DE 2012. Blog "Psicolegalyforense".

A continuación las noticias y artículos más visitados del mes de febrero de 2012.

Neuropsicología Forense: Relación entre validez ecológica y AVD.
02/03/2012...............
92 Páginas vistas
 
INSTRUMENTOS UTILIZADOS EN LA ELABORACIÓN DE INFORMES.
15/02/2011
...............68 Páginas vistas
 
La Comunicación Perversa
19/01/2011...............
30 Páginas vistas
 
COMO HACER BIEN UN INFORME PERICIAL DE GUARDIA Y CUSTODIA.
20/02/2012...............
30 Páginas vistas
 
LA VALIDEZ ECOLÓGICA EN NEUROPSICOLOGÍA. Definición.
19/02/2012
...............20 Páginas vistas
 
Manuales de Psicología Jurídica y Forense.
22/05/2011
...............20 Páginas vistas
 
CRIMINOLOGÍA IV: La Criminología Clásica.
22/05/2011
...............18 Páginas vistas
 
EL PROCESO DE EVALUACIÓN NEUROPSICOLÓGICO FORENSE:
26/11/2011...............
15 Páginas vistas
 
Principales causas de denuncias a psicólogos por mala práxis.
13/01/2011
...............15 Páginas vistas.
 
PSICÓLOGO EXPERTO EN TRATAMIENTO DE TRASTORNOS EMOCIONALES.
10/02/2012............
14 Páginas vistas.
 
Saludos,
Ignacio González Sarrió.
Coordinador Psicolegalyforense.
 
 
 
 
 

viernes, 2 de marzo de 2012

Neuropsicología Forense: Relación entre validez ecológica y actividades de la vida diaria.

Definición y Clasificación de las AVD (actividades de la Vida Diaria).

Def.1: Capacidad del individuo para valerse por sí mismo y desarrollar las actividades propias de la vida cotidiana. (Fillenbaum, 1984).

Def.2 : Conjunto de conductas instrumentales cuya ejecución apropiada y regular es necesaria para el autocuidado y elmantenimiento de una vida independiente. Patterson y Eberly (1982).

Todas las definiciones de AVD tienen en común, al menos, dos aspectos:  el concepto de capacidad, entendida como la potencial ejecución exxitosa de una actividad, y la noción de necesidad para la supervivencia independiente y el mantenimiento del rol social del individuo.

Las AVD se clasifican en tres tipos, en función de su complejidad:
- Actividades básicas.
- Actividades Instrumentales.
- Actividades avanzadas.

Las actividades básicas, son aquellas que permiten la supervivencia, el autocuidado y la autonomía del individuo (comer, vestirse, lavarse, deambular). Las instumentales, incluyen un amplio grupo de actividades en relación a la adaptación y control del entorno (uso de electrodomésticos, teléfono, del dinero, del transporte público, etc). por último, están las actividades avanzadas, estas incluyen acciones de control del medio social, participación comunitaria, práctica de aficiones, gestión de las finanzas, planificación vital, ejercicio físico y otras actividades de mantenimiento de una óptima calidad de vida.

Si bien la cognición y la capacidad física y motora son los factores principales que afectan a la ejecución de las AVD, existen otros aspectos de tipo motivacional, sensitivo o perceptual, que pueden ser decisivos para la realización exitosa de una actividad.

La magnitud de la discapacidad funcional, por tanto, surge de lainteracción de todas esas variables frente a las demandas del engtrono, por lo que la información debe estar siempre contextualizada (Sauvaget y cols., 2002).

Aproximaciones a la evaluación de las AVD.

La evaluación de los efectos que el daño cerebral puede tener sobre las AVD debe formar parte de cualquier valoración neuropsicológica completa (Spreen y cols., 2006). Existen diversas aproximaciones para evaluar las AVD, cada una con sus técnicas específicas, resumidas por Franzen (2000) en tres categorías:

- Tareas Neuropsicológicas relaciobadas topográficamente con la conducta a medir.
- Observación directa.
- Administración de cuestionarios.

Funciones Neuropsicológicas subyacentes a las AVD (Actividades de la Vida Diaria). (Akner, 1990).

- Atención y concentración.
- Percepción y procesamiento auditivo.
- Monitorización de la conducta y autorregulación de la misma.
- Comunicación.
- Toma de decisiones y capacidad de seguir planes establecidos.
- Procesamiento dual.
- Capacidad de juicio (pertinencia de una conducta).
- Memoria (en todas sus dimensiones).
- Orientación.
- Razonamiento.
- Percepción y procesamiento táctil.
- Percepción y procesamiento visoespacial.

Bibliografía de referencia: pág. 187 a 202 del manual.
Fuente: Manual de Neuropsicología Forense. De la clínica a los tribunales. Adolfo Jarne y Álvaro Aliaga. Colección salud mental. Editorial Herder.2010.